Corrupción: daños colaterales

La corrupción tiene innumerables efectos negativos en una sociedad. Los más visibles son los económicos: no solo las coimas que se entregan a funcionarios corruptos representan una pérdida para el país. Hay además costos en ineficiencia al contratar empresas corruptoras y costos administrativos al favorecer procesos viciados. Sin embargo, la corrupción también tiene efectos dañinos y duraderos que no son tan visibles. Me refiero a los desincentivos que genera en el aparato burocrático actual y futuro, incluyendo perfiles técnicos y técnico-políticos.

Todo buen administrador sabe que la motivación de un empleado no depende exclusivamente del salario que recibe. Hay factores adicionales que motivan a ser productivo y comprometido con el trabajo: el ambiente laboral, el potencial de carrera, la estabilidad, las capacitaciones técnicas, entre otros. Expertos en cultura organizacional agrupan estos elementos en motivaciones objetivas y subjetivas. En el primer grupo hablamos de compensaciones económicas y beneficios materiales. En el segundo grupo están las motivaciones simbólicas que suelen ser más importantes a medida que los perfiles son más altos en jerarquía y profesionalismo. Por ejemplo, un ejecutivo de alto nivel es menos probable que se cambie a otra empresa solamente por el salario: él va a analizar con anticipación el prestigio, el liderazgo, la marca y la percepción pública de esa organización. Esto lo hace porque sabe que –a la larga– el prestigio del lugar de trabajo se contamina al prestigio del trabajador.

Al ubicar estos elementos en el contexto actual ecuatoriano encontramos un agravante. En los últimos 10 años el aparato burocrático ecuatoriano se racionalizó con la eliminación de la tercerización y la vigencia de la nueva Losep. La burocracia creció en alrededor de 90.000 servidores, llegando a una masa cercana al medio millón de trabajadores. No obstante, hubo una característica particular: aproximadamente el 40% de los nuevos burócratas son menores a 35 años. Según el INEC, el promedio de edad de los empleados públicos en Ecuador en el 2007 fue de 46 años, al 2014 esta cifra bajó a 41 años. Esto significa que la nueva burocracia ecuatoriana está más alerta a las condiciones laborales de su organización puesto que aún tiene tiempo de decidir si continuar con su carrera en el sector público. El burócrata joven, al observar que existen actos de corrupción, necesariamente va a pasar por la reflexión de cuan conveniente es continuar en ese camino institucional. Por supuesto, esto es igual de probable si el empleado trabaja en una empresa privada afectada por escándalos de corrupción. Sin embargo, la incidencia es menor porque la corrupción está más asociada hacia el manejo de fondos públicos.

El burócrata podría asimilar el mensaje de que la corrupción es un mecanismo válido de crecimiento profesional, podría interpretar que no está mal evadir ciertos procesos; puesto que a los que rompieron las reglas antes no les fue tan mal.

El burócrata se enfrenta entonces a un dilema. La primera opción es continuar su carrera y evitar ser parte de actos dolosos, poniéndose alerta para evaluar en qué momento es necesario poner los dos pies afuera. En este escenario, sin haber hecho nada, se genera incertidumbre, lo que afecta la productividad, el compromiso y el ambiente de trabajo. Aquí hay ya un costo social relevante y escondido. La segunda opción es aún más peligrosa y perjudicial para la sociedad. El burócrata podría asimilar el mensaje de que la corrupción es un mecanismo válido de crecimiento profesional, podría interpretar que no está mal evadir ciertos procesos; puesto que a los que rompieron las reglas antes no les fue tan mal. Aquí radica el mal peor: la naturalización de comportamientos antiéticos es la semilla de la corrupción estructural, un cáncer que es prácticamente imposible de extirpar.

El Gobierno debe erradicar urgente y visiblemente todo rastro de corrupción, no solo por sus efectos económicos sino por el impacto social que provoca tener una burocracia desmotivada. En los últimos 10 años se invirtieron ingentes recursos en contratar, capacitar y formar un aparato burocrático más moderno, dinámico y servicial. Si no se ataca rápidamente la corrupción y se hacen visibles los resultados, esa inversión corre peligro en su totalidad, con el agravante de que convencer a buenos perfiles costará, económica y simbólicamente, cada vez más.

(O)

 

Publicación Original:

https://www.eluniverso.com/opinion/2017/06/07/nota/6219229/corrupcion-danos-colaterales

Sobre los nuevos cambios del INEC en las categorías de empleo

Byron Villacis

El Instituto de Estadística de Ecuador (INEC) ha vuelto a realizar un cambio en las categorías de análisis del Mercado Laboral sin previa discusión ni aviso. En Octubre del 2014 eliminó la anteriores categorías de Ocupación Plena, Subempleados y Ocupados no Clasificados y las reemplazó por Empleo Adecuado, Empleo Inadecuado y Empleo no Clasificado. En ese cambio el Subempleo se redujo en considerable proporción al convertirse en una subcategoría del Empleo Inadecuado. En su momento realicé tres críticas a estas modificaciones: 1) las connotaciones de juicio de valor de palabras como “inadecuado” se deben evitar en estadística pública: confunden y hasta pueden generar problemas de interpretación de legalidad de empleo, 2) la ausencia de un marco teórico y de una discusión interinstitucional PREVIA para realizar ese cambio y, 3) el INEC argumentó que los cambios se realizaron porque la OIT los recomendaba, cosa que no aparecía explícitamente en ningún documento oficial internacional hasta antes de los cambios realizados. En ese momento dije que el INEC tarde o temprano tendría que cambiar esas denominaciones, pero que lo urgente era que lo haga en un proceso transparente y participativo.

A menos de dos años de ese cambio, los reportes de Marzo del 2016 y en especial de Junio del 2016 vuelven a presentar modificaciones sin previo aviso ni discusión. Aquí se resumen los cambios aparentes al comparar los reportes de Diciembre 2015 con Junio 2016. Desafortunadamente no hay un documento oficial que explique si hay más cambios, por qué los realizaron, con qué marco conceptual y si alguna institución intervino en la discusión.

  1. Desaparece, de las presentaciones y de las bases de datos, la categoría “Empleo Inadecuado”. A pesar de que los últimos documentos metodológicos disponibles siguen describiendo al Empleo Inadecuado como una categoría oficial, en los reportes de Marzo 2016 y Junio 2016 la categoría ha desaparecido. Se asume que decidieron unilateralmente disolver el indicador en las tres partes: 1) la tasa de Subempleo (que no son los Subempleados de la metodología previa a Octubre del 2014), 2) la “Tasa de Otro Empleo No Pleno” (que se asume es lo que antes se conocía como la tasa de “Otro Empleo Inadecuado”) y, 3) la Tasa de Empleo no Remunerado. Es decir, se elimina de los reportes el Empleo Inadecuado y se cambian las etiquetas de otras categorías.
  2. Se cambia la denominación de “Empleo Adecuado” por “Empleo Adecuado/Pleno”. Es decir se recupera en parte la denominación de antes del 2014 (Ocupado Pleno) pero manteniendo la palabra Empleo (a pesar de que los individuos incluidos en esta categoría trabajan pero no necesariamente por un salario, por ello era más idóneo llamarlos Ocupados, como estaba antes del cambio del 2014).
  3. Se promociona una nueva categoría: “Empleo Bruto”. La serie estadística de este indicador se empieza a presentar desde el último trimestre, a pesar de que no existe hasta la fecha un solo documento que explique de donde salió este indicador, bajo qué marco conceptual, con qué intención o bajo la discusión de que entidades[1].

Ud. Puede ver los cambios realizados aquí.

¿Qué consecuencias tienen estos cambios? 1) Dificultan la lectura de la evolución del mercado laboral, primero disolviendo la categoría original de Subempleados para luego convertirla en Inadecuados y para finalmente eliminar la categoría agregada. 2) Se crea una categoría sin referencia técnica, metodológica o académica o en el peor de los casos se usan indistintamente palabras como si significaran lo mismo y se las cambian informalmente, sin anuncios, sin discusión. 3) Obscurece la forma de evaluar la verdadera variable de interés del mercado laboral ecuatoriano: los subempleados. Ese debería ser el centro de atención de política publica. Y finalmente lo más grave: 4) Se cambian categorías, denominaciones de indicadores, bases de datos y reportes sin previo aviso ni discusión, con una informalidad riesgosa. No se sabe si el siguiente trimestre habrá un nuevo cambio, si estos se mantendrán o que motivará uno nuevo. Dificulta analizar el mercado laboral justo cuando más ayuda y nuevas ideas se necesitan: para entender lo que esta pasando y ayudar al país se necesita saber que sucede con su fuerza laboral; dos cambios en menos de dos años y sin justificaciones no colabora con la institucionalidad ni transparencia estadística del Ecuador[2].

 

[1] El INEC ha respondido oficialmente en su portal que este indicador se lo viene usando desde el año 2007 y además cita dos documentos donde dice que se puede encontrar las definiciones y tabulados. Luego de revisar detenidamente la respuesta se evidencia que el INEC esa confundiendo “Empleo Bruto” con “Tasa de OCUPACION Bruta”. Es decir, considera que la palabra “Ocupación” significa lo mismo que “Empleo”. Claramente esto es una consecuencia de no atender a la importancia de respetar etiquetas, denominaciones y sobre todo su concepto teórico. Son dos etiquetas distintas, que significan dos cosas distintas. Cuando el INEC introduce un nuevo indicador asumiendo que significan lo mismo confunde conceptos y por ende confunde al usuario. Apelo a la rigurosidad metodológica y me pregunto: ¿Qué tan sencillo seria cambiar las palabras de indicadores en Institutos donde la normativa se basa en conceptos? ¿Cómo el usuario sabe cuando el Instituto cambió una palabra y no quiso cambiar un concepto? ¿Cómo el usuario sabe cuando un concepto es distinto pero se mantiene la etiqueta o palabra? Para eso sirven las metodologías y para eso se exige que se respeten los detalles de las metodologías con rigor y disciplina: porque son elementos técnicos que se deben manejar con transparencia, no con informalidad. Por mínimo que sea el cambio que se decide realizar debe explicarse con ANTICIPACION y ARGUMENTACIÓN CONCEPTUAL. No son denominaciones o categorías que se las puede cambiar o manipular con informalidad porque son datos oficiales.

[2] El INEC ha respondido oficialmente que los cambios realizados son estéticos y de forma. Quisiera que los autoridades y técnicos del Instituto (que dicho sea de paso son excelentes personas) se pregunten en sus adentros si cambios como los realizados serian permitidos de ejecutar en otros institutos de la región y el mundo sin previo aviso. ¿Qué pasaría si de un día a otro se cambian los nombres de variables, las bases de datos y las presentaciones de las encuestas de empleo de por ejemplo el INSEE de Francia o el Labor Bureau de los EEUU? ¿Qué respondería un técnico —honestamente— si luego de modificar palabras, eliminar otras y cambiar bases de datos de una encuesta fundamental se le consulta si eso significa o no cambio de metodología? La respuesta la dejo para cada uno, con el honesto ánimo de pedir formalidad en el manejo de información sensible como la estadística pública, que nos pertenece a todos.

Historia sin urgencia para estudiantes de Yachay

Este texto no esta escrito para los opinólogos en Ecuador. Tampoco para los expertos en educación, ni para los aplaudidores de lo bueno o de lo malo. Esta escrito, sin urgencia, para cada estudiante —actual y futuro— de Yachay.

Seguramente te habrá sorprendido la avalancha de críticas al proyecto, te habrás sentido ofendido y hasta aludido. Y hasta pudo haber dolido: se entiende porque —con un 80% de probabilidad, aproximadamente— eres una persona que ha sido vulnerable en la historia de tu vida. Aparte, estas en una etapa en que todo huele a incertidumbre, vives en una ciudad nueva, con gente nueva, alejado de tu familia, pensando frecuentemente si lo que estás haciendo es lo adecuado para tu vida. Seguramente pasas noches en duda. Algunas en tristeza. Otras en angustia. Seguramente, a veces se te escapa una lágrima extrañando casa, pero luego se te pasa. Vas a encontrar gente que siga atacando al proyecto y a tu carrera, a tus decisiones y a tus indecisiones. Pero, ¿adivina que? De eso se trata.

Todos los ex estudiantes de la San Francisco son victimas de un estereotipo. Los de la Flacso de otro. Los de la Central de otro. Los de la Udla de otro. Pero son las personas las que hacen a las instituciones, no al revés. Si quieres sobresalir lo vas a hacer donde quieras, pero en Yachay tienes la ventaja adicional de estar en una universidad que tiene visión, ambición y está construyendo redes.

Eso es fundamental en la academia moderna. Lo aprendí a las bravas.

***

La primera vez que apliqué a un doctorado me pasé un año preparándome para los exámenes y buscando los programas que se ajustaban a mi perfil. Tomé el consejo de aplicar a tres tipos de universidades: las top, las que estaban en la mitad  y las que estaban debajo de la mitad del ranking. Así minimizaba —ligeramente— el riesgo de ser rechazado. Luego, era fundamental tener buenos exámenes en matemáticas e inglés: tuve que tomar dos veces el horrible GRE y dos veces el TOEFL. Mi objetivo era tener notas sobre el 90% de la distribución (es decir, tener una calificación superior al noveno decil mas competitivo del grupo que ha tomado el examen), que era lo recomendable. Escribí entre diez a doce versiones de mis statements (ensayos académicos y personales donde describes por que eres un buen candidato) para explicar por qué mis ideas de investigación eran útiles. Los hice revisar por estudiantes aceptados, profesores y amigos. Pedí cartas de recomendación a académicos de Ecuador que conocían mi trabajo. Construí una hoja de vida que resaltaba mis logros profesionales. Invertí dinero: enviar cada aplicación cuesta alrededor de cien dólares, más el papeleo administrativo, el tiempo, el costo de exámenes. Envié seis aplicaciones. Había hecho todos los deberes, así que —harta fe de por medio— hasta me puse a planificar cómo iba a vivir y qué iba a investigar.

Ninguna universidad me aceptó.

Tristeza. Desilusión.

Pasé varias semanas pensando si de verdad quería hacer el doctorado. Me pregunté si no prefería continuar con mi vida profesional en el Ecuador. En ese momento estaba a mi cargo una oficina pública, tenía un buen sueldo, la gente me apreciaba, me gustaba lo que hacía y lo mejor de todo: tenía un equipo de lujo que ya empezaba a dejar una huella. ¿Para qué dejar toda esa comodidad de lado? En ese tipo de puestos uno está encerrado en una burbuja burocrática: cree que uno domina la materia y que el criterio propio es el que mueve las cosas.

Cuando estaba en esas dudas, me encontré con un viejo amigo. Había sido mi jefe en una multinacional. Apenas empezaba a contarle mi historia me interrumpió. “¿Cuánto tiempo estas en el puesto actual?” Iba para los cinco años. “No me importa si aplicas o no al doctorado, renuncia inmediatamente.” Yo lo refutaba: tenía mucho que hacer, las transiciones son difíciles, hay muchas cosas pendientes. No es tan fácil. “Son pretextos porque tienes miedo. Tienes miedo a fallar, tienes miedo a intentarlo de nuevo”. Yo se lo negaba, pero él insistía: decía que su paso por multinacionales, empresas locales, regionales, el gobierno y la academia mostraba la repetición de un patrón. “A los cinco años de hacer lo mismo te empieza a invadir el miedo a salir de la burbuja. ¿Crees que eres un líder y tienes miedo a irte? Líder es el que logra que las cosas que se hagan sin que uno este presente, el resto son jefes, nada más”.

Entonces, empecé a dudar: podía ser que fuese cierto. “El peor pecado que puede cometer un hombre en el mundo laboral es enamorarse de una posición, pensar que uno lo sabe todo y que uno es indispensable”, me dijo mi exjefe y amigo. “Pase lo que pase no permitas que sean mas de cinco años, envía siempre una señal de alternabilidad y recuerda que deben recordarte por bueno, no por necio”. Me decía, además, que si no lo hacía entonces ¿cuándo? Sonaba congruente: “si no aplicas de nuevo, vas a perder el doble porque vas a desperdiciar el aprendizaje de la primera pérdida. No puedes renunciar a tus sueños por un falso sentido de seguridad. No seas cobarde, renuncia e inténtalo de nuevo.” Le dije que tenía razón. Él me contestó:

— No todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

En la vida siempre necesitamos alguien que nos putee. A los seis meses renuncié.

***

El segundo intento fue más feliz.

Empecé por lo obvio: averiguar por qué no me habían aceptado la primera vez. Llamé a cada una de las oficinas de admisiones, hablé con todos los responsables del proceso y me llevé una fría sorpresa: mi aplicación era casi perfecta, solo había fallado en las cartas de recomendación. Resulta que “mi red académica” no era lo “suficientemente conectada” para tener influencia en los departamentos de admisión.

El asunto era bastante irónico porque mis cartas eran de muy alto nivel en Ecuador.

En serio, de muy alto nivel.

Me di cuenta de mi realidad: nuestro país estaba desconectado de la red de investigación americana. Por más alto nivel que tenga una recomendación, sino es de alguien que continuamente escribe, presenta, discute, enseña y esta conectado al mundo académico gringo, no cuenta. Simple, triste y definitorio.

Así que me puse a construir contactos académicos para que conozcan mi trabajo y, así, vean mi potencial. Muchos tomaron casi un año en ser logrados —cartas, visitas, llamadas, emails de por medio—. Como había renunciado ya a mi trabajo, y estaba concentrado en mis investigaciones pude construir esa red a la que —un año después— le pedí nuevas cartas de recomendación. Tuve una ventaja adicional: me habían invitado a ser visiting scholar de un prestigioso centro de investigación que amplió mi red de contactos de forma diametral.

Al pasar un año mi aplicación había dado un giro: tenía mejores exámenes que superaban el 95% de la distribución, mejores statements y sobre todo, mejores cartas de recomendación. Esta vez, tuve gente al lado que me dijo que podía ser más ambicioso, que podía intentar solo a las mejores opciones. Apliqué a las siete mejores universidades. Obtuve siete aceptaciones.

Los procesos de admisión son competitivos, estrictos y regulados, pero no todo es formalidad: lograr ser aceptado esconde más de una táctica, invisible a los manuales. Y sobre todo:  networking matters. And matters a lot.

Hace tres días me escribió un ex alumno de la maestría de la ESPOL. Me contó que estaba agradecido porque le había servido mi contacto en un instituto de investigación alemán para aplicar a un puesto de analista. Cerró su correo con una frase que me animó a escribir este texto. La copio textual:

No me considero un genio pero así lo sea lo que me sirvió para ser aceptado es el contacto que Usted me dio. Esa persona a su vez me dio otro contacto que terminó ayudándome con  otro contacto para ser aceptado. Es increíble pensar que hace seis meses estaba acostumbrándome a mi puesto de “obrero” pensando en cuidar mi sueldo y ahora estoy por empezar el trabajo de mis sueños.

Las relaciones importan. Muchísimo. Así es el circuito académico mundial.

En Yachay tienes los contactos para hacer networking. Las redes académicas son fundamentales no solo para conectarse entre universidades sino para expandir las oportunidades de sus estudiantes. Ese activo es inconmensurable y Yachay apunta a construirlo. Además, tienes infraestructura para que desarrolles tus ideas, tiene respaldo político para que dure en el tiempo. ¿Es perfecta? seguramente no, pero tienes que aprovechar la oportunidad que muy pocos la tienen.

Mi pedido inicial es que aproveches la oportunidad, que propongas, que seas crítico, que exijas transparencia, que leas, que escribas, que ayudes, que preguntes, que cuestiones.

Sobre todo eso: que cuestiones todo.

No te preocupes por lo que digan. Esos que hace un mes eran expertos en educación superior, ayer eran expertos en volcanes, anteayer eran expertos en deuda externa y pasado mañana van a ser expertos en incendios. No confíes en quien pretende saberlo todo, menos si se evidencia que quiere hacer daño a alguien. Se crítico con todos, en especial en momentos de crisis, exige transparencia y rendición de cuentas. En especial, se crítico con quien quiere atacar todo u ocultarlo todo. Como dijo mi exjefe: no todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

***

Este texto tampoco tiene la intención de ser un motivador sin crítica ni propuesta. Intencionalmente he esperado para que no sea leído con urgencia, en medio de cualquier escándalo[1]. En realidad, se trata de decir algo claro sobre la influencia del networking tan decisivo: es injusto.

Es injusto porque muchos otros no tuvieron la suerte de tener la educación que tuvimos o los contactos o el contexto. Ellos no pudieron aprovechar oportunidades que quizás estuvieron muy cerca de ellos, pero en su caso nadie les ayudó, no tuvieron un contacto que les permitió entrar y participar en una red.

Por eso debes ser crítico con esa cantaleta de ciegos que piensan que la vida esta asegurada si te esfuerzas, si compites, si piensas solo en ti, si fomentas el individualismo y piensas que la competencia personal es todo.

Eso es una tontería: yo no hubiera sido aceptado en mis aplicaciones si no hubiera tenido redes que me ayudaron a entender cómo aplicar. En nuestros países, la mayoría de los más grandes empresarios lo son porque tienen contactos (casi siempre familiares) que entre ellos se ayudan a preservar sus ventajas, y la mayoría de políticos en el mundo están donde están porque cultivan sus contactos. La competencia perfecta no existe.

Las redes importan, pero es mas importante hacer notar que importan. Ese es el pedido de este texto: intentar que la redes importen menos. ¿Cómo? Visibilizándolas, demostrando que son una barrera, pero al mismo tiempo aprovechándolas para usar los beneficios y expandir una comunidad académica y sobre todo social.

***

De vacaciones en Quito volví a encontrarme con mi exjefe de la multinacional. Con alegría le contaba mi experiencia de cómo había logrado zafarme del mundo burocrático, y cómo había vivido el proceso de acoplarme a otra cultura. Me preguntó qué viene luego, me dijo que era hora de pensar en el futuro, de competir por algo nuevo. Le sonreí:

— No todo es competencia, no todo es sacrificio. Es más, creo que mis momentos de mayor creatividad vienen cuando menos inmiscuido estoy en esa cultura de la competencia, le dije.

— Es que a pesar de estar en los treintas todavía eres un crío, debes entender que la educación es una herramienta para tu futuro laboral, para conquistar más y mejores metas. ¿Otra vez tengo que recordarte que debes atreverte a soñar?

—Pero yo no hago un Phd para competir, de verdad me gusta esto.

—Eso es lo de menos, ¡hay que competir!

—Esta bien competir, esta bien superarse pero esta mejor hacer las cosas porque te gustan, porque te apasionan, encontrar aquello que te gusta y hacerlo bien. Esta bien disfrutar. Cuando miro hacia atrás me doy cuenta mas de eso: competir te puede llevar a ciclo perverso donde te concentras en ganar, y cada vez mas olvidas disfrutar lo ya ganado. La gente que solo pasa compitiendo esta perdida en un espiral obscuro. Fernando Trueba y Pep Guardiola ya lo han dicho: esta en el presente el mejor juego del futuro. El presente como un juego en equipo, sobre todo eso: en equipo.

—No se quién es Trueba y Guardiola, ¿no es el entrenador de fútbol?

—Si, el otro es un director de cine. ¿Ves lo que te pierdes de la vida?

—¿O sea que ahora escuchas más a entrenadores de fútbol que a alguien con experiencia laboral a nivel mundial?

— Tú sabes: no todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

———-

[1] Lo que no quiere decir que la crisis deba ser minimizada. Toda crisis institucional debe ser solucionada con etica, legalidad y transparencia. El ciudadano deberia tener capacidad para vigilar cómo se administran proyectos tan grandes como Yachay. Este texto no intenta hablar del cómo hacerlo, pero si sugiere que las autoridades académicas deben asegurar mecanismos institucionales de rendicion de cuenta que no dependan de cualquier gobierno.

Texto originalmente publicado en http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/historia-sin-urgencia-los-estudiantes-yachay

Un Sur para UNASUR

Texto original publicado en el diario público El Telégrafo el 22 de Enero del 2015

Un Sur para Unasur

Byron Villacís, exdirector del INEC

El 2014 fue un año positivo en términos simbólicos para la Unasur: un nuevo presidente, una flamante sede y un respaldo político de alto nivel consolidaron una imagen prometedora. Esto provoca que 2015 sea un año donde se deben presentar resultados concretos sobre la practicidad de la Unión. Independientemente de su labor en los ámbitos que viene trabajando, propongo aquí una estrategia para ocuparse de un eslabón pendiente: la generación de identidad sudamericana a través de estadística pública regional.

Sin intentar caer en debates teóricos, hay que recordar que todo proceso de construcción de identidad pasa por la previa autoidentificación de realidades. ¿Qué es lo que nos provoca autodenominarnos latinos? ¿chilenos? ¿colombianos? ¿sudamericanos? Son las construcciones sociales y una conciencia colectiva las que generan sentido de pertenencia territorial. Si en la memoria del sudamericano promedio no existen elementos que lo ayuden a autoidentificarse, esta identidad no florecerá. Este es el principal motivo por el que la estadística pública es necesaria: para construir identidad social en base a realidades positivas y negativas, pero sobre todo propias.

Ahora bien, para que la estadística pública sea un verdadero aporte, debe tener al menos cinco características: 1) Deben estar homologadas a nivel sudamericano; lo cual es técnicamente complejo aunque posible realizarlo. 2) Deben producirse en base a una agenda consensuada, lo cual es un reto en medio de la bifurcación ideológica de la región. 3) Deben ser oportunas, debido a que no sirve de nada producir algo que será publicado 2 o 3 años luego del relevamiento. 4) Su producción debe ser eficiente, no solo porque se viene una época económica difícil sino porque se ha demostrado en la región que es posible producir estadística más barato y más rápido. 5) Debe tener cobertura que garantice una lectura regional y no solo de las grandes ciudades o grandes países; Sudamérica somos todos, en especial los que viven en los sectores rurales.

La agenda estadística puede convertirse en el pivote-puente entre la variedad política de la región. Si bien es necesario generar estadística social para la  identidad, es también urgente tener mejores estadísticas comerciales intrarregionales. En este punto prima la urgencia de generar indicadores sobre ciencia y tecnología, comercio, informalidad y estructuras industriales. Esto permitirá que la integración social se apoye además en intereses económicos que tienen (legítimamente) ciertos países integrantes. No hay que olvidar que un beneficio de la integración es la complementariedad económica y las oportunidades de negocio entre los miembros.

En el aspecto social es fundamental contar con estadísticas positivas que generen la identidad del sudamericano. ¿En qué nos parecemos? ¿Cuánto compartimos? ¿Qué comemos? ¿Cómo usamos el tiempo? ¿Qué es lo que nos distingue de otras regiones? Este material puede ser producido incluso utilizando encuestas y censos ya ejecutados en la región.

Planteo 2 tácticas por donde esta iniciativa puede empezar: utilizar la producción de los actuales institutos de estadística y crear equipos de estadísticos que homologuen las bases para intentar producir indicadores de la Unasur, con frecuencia y reportes específicos. Y apalancarse en buenas prácticas de estructuras de planificación que existen en la región. Sin duda el complejo, innovador e interesante trabajo de 3 organizaciones pueden ayudar a alcanzar este sur: el Ministerio de Planeamiento, Organización y Gestión de Brasil (MPOG), la Secretaría de Planificación y Desarrollo de Ecuador (Senplades) y el Departamento Nacional de Planificación de Colombia (DNP).

http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/un-sur-para-unasur.html

Situación del Mercado Laboral SEGUNDO Semestre 2014 y Perspectivas 2015: Ecuador, Colombia y Perú

Por: Byron Villacis y Daniela Carrillo

——————————-

Contenido:

1. Mercado Laboral en los tres países.

1.1 Aspectos Metodológicos en Ecuador, Perú y Colombia

1.2 El tamaño de los tres mercados en contexto

2. Ecuador

2.1 Ecuador: Diagnóstico al cierre del 2014

2.1 Ecuador: Perspectivas para el 2015

3. Colombia

3.1 Colombia: Diagnóstico al cierre del 2014

3.2 Colombia: Perspectivas para el 2015

4. Perú

4.1 Perú: Diagnóstico al cierre del 2014

4.2 Perú: Perspectivas para el 2015

5. Perspectivas Regionales

—————————-

1. Mercado Laboral en los tres países 

1.1 Aspectos Metodológicos en Ecuador, Perú y Colombia

En Ecuador, la información del mercado laboral es generada mediante la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU). Trimestralmente se encuestan 10.064 viviendas en las zonas urbanas y rurales. Semestralmente la encuesta extiende su muestra a 31.092 viviendas en las zonas urbanas y rurales. La información que se analizará para Ecuador en este texto corresponde a la encuesta semestral, cuya información fue levantada durante el mes de diciembre de 2014. Esta encuesta en particular permite realizar conclusiones a nivel nacional, regional, provincial, en zonas urbanas y rurales y para las cinco ciudades más grandes del país: Quito, Guayaquil, Cuenca, Machala y Ambato. Enfatizamos que a diferencia de Colombia y Peru estas encuestas recogen la dinámica del empleo en el mes, no en el trimestre o semestre.

Es importante mencionar que los resultados de la encuesta de diciembre de 2014, incorporan redefiniciones conceptuales en los indicadores. Antes de estas redefiniciones nos hemos referido a la ocupación plena, el subempleo y los ocupados no clasificados como las tres categorías que forman parte del universo de los “ocupados”; actualmente esta categoría se denomina “empleo” y es desagregada en: a) empleo adecuado; b) empleo inadecuado y c) no clasificado. En la nueva estructura, el subempleo es una subcategoría del empleo “inadecuado”, el cual se lo define como: “Personas con empleo que no satisfacen las condiciones mínimas de horas o ingresos y, que durante la semana de referencia, perciben ingresos laborales menores al salario mínimo y/o trabajan menos de 40 horas a la semana, y pueden o no, desear y estar disponibles para trabajar horas adicionales. Constituyen la sumatoria de las personas en condición de subempleo, otro empleo inadecuado y otro empleo inadecuado y no remunerado” (INEC, 2014).

La información del mercado laboral en Colombia proviene de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), la cual tiene una cobertura a nivel nacional, urbano-rural, cinco grandes regiones (Región Atlántica, Región Oriental, Región Central, Región Pacífica y Región Bogotá), y 23 departamentos: las 13 grandes ciudades con sus áreas metropolitanas y 11 ciudades intermedias. Es una encuesta por muestreo probabilístico, multietápico, estratificado, de conglomerados desiguales y autoponderado. El tamaño de la muestra mensual es de 62 000 hogares (30 000 hogares en 13 áreas, 14 400 en Zona Rural y 17 600 en 11 ciudades). El periodo de referencia es la semana inmediatamente anterior a la que se realiza la encuesta. Los reportes de este pais permiten tener una evaluación del mes y del trimestre móvil.

La información del mercado laboral en Perú se mide trimestralmente (trimestre móvil), utilizando como fuente de información, la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO). Al igual que Colombia, esta periodicidad permite evaluar el comportamiento estacional del desempleo. La cobertura comprende el total del área urbana del país. Es decir, abarca el área urbana de los 24 Departamentos y la Provincia Constitucional del Callao. La encuesta es aplicada en aproximadamente 5.000 viviendas. El análisis no incluye el desempleo rural y los reportes mayoritariamente se centran en la zona del “Gran Lima”.

1.2  El tamaño de los tres mercados en contexto

Para analizar la dinámica laboral de la región es necesario poner en contexto el tamaño de cada mercado. En esta sección presentamos cuatro estadísticas en valores absolutos con el fin de ayudar a dimensionar el tamaño real de cada país en torno a la fuerza de trabajo y la tendencia en los últimos años. Para analizar la evolución de las principales variables en tasas, recomendamos recurrir a los análisis específicos de cada país a partir de la sección numero dos.

El primer elemento que hay que considerar es el tamaño poblacional total que representan Colombia y Perú en comparación con Ecuador. Esta es la serie de datos de población registrada en cada censos de población de cada país mas la estimación al 2015. Colombia tiene tres veces la población de Ecuador y Perú dos.

Gráfico  1 Población Histórica en Perú, Colombia y Ecuador

(click para agrandar)

g1

Fuente: Institutos de estadística de cada país (INEI, DANE, INEC)

Elaboración: Los Autores

Aunque comparten ciertas características demográficas que hacen que los tres países tengan estructuras poblacionales similares, es interesante ver la población en edad de trabajar para Colombia, no solo en valores absolutos sino en tasas de crecimiento de los últimos 10 años.

Gráfico  2 Población en edad de trabajar (PET) de Perú, Colombia y Ecuador

(click para agrandar)

grafico2

Fuente: Institutos de estadística de cada país (INEI, DANE, INEC)

Elaboración: Los Autores

A pesar de que la Población Económicamente Activa tiene particularidades de definición en cada país, aquí mostramos los datos tendenciales para los tres países donde se ve una dinámica mas creciente para Colombia y una ligera estabilidad para Perú y Ecuador. En términos concretos estamos hablando de que en los tres países hay 48,3 millones de personas económicamente activas, de las cuales casi el 50% (24,2 millones) esta en Colombia, 35% en Perú y 15% en Ecuador.

Gráfico  3 Población económicamente active (PEA) de Perú, Colombia y Ecuador

(click para agrandar)

grafico3

Fuente: Institutos de estadística de cada país (INEI, DANE, INEC)

Elaboración: Los Autores

En términos de población ocupada, las proporciones se mantienen con 22,3 millones de ocupados en Colombia, 16,2 en Perú y 6,9 millones en Ecuador. Nótese nuevamente el repunte para el caso colombiano a partir del 2009.

Gráfico  4 Población ocupada en Perú, Colombia y Ecuador

(click para agrandar)

grafico4

Fuente: Institutos de estadística de cada país (INEI, DANE, INEC)

Elaboración: Los Autores

Finalmente (y por pedido de uno de nuestros lectores del ultimo reporte), incluimos ahora la información disponible sobre el peso del sector público en la región y nuestros países analizados. Llama la atención que los tres están por debajo del promedio latinoamericano, la similitud entre Perú y Ecuador y el considerable bajón en la proporción del peso publico para Colombia en los últimos cuatro años.

Gráfico  5 Porcentaje de la población urbana ocupada en el sector público

(click para agrandar)

grafico5

Fuente: OIT 2014

Elaboración: Autores

En la siguiente sección presentamos datos para cada país, y un diagnostico de las perspectivas para el 2015.


2. Ecuador

2.1 Ecuador: Diagnóstico al 2014

En el mes de diciembre de 2014, la Población en edad de trabajar (PET) en el Ecuador fue de 11’159.255 personas y la Población Económicamente Activa (PEA) fue de 7’194.521 personas. De dicha población, la cifra de los empleados es de 6’921.107 personas y la de los desempleados 273.414.

Las cifras antes mencionadas permiten obtener los indicadores del mercado laboral. En diciembre de 2014 se registra una tasa de desempleo de 3,80% a nivel nacional (urbano y rural), de 4,54% en el área urbana y 2,25% en el área rural. Al comparar el desempleo nacional con el dato registrado en diciembre de 2013 (4,15%) muestra una reducción de 0.35 puntos porcentuales. La comparación histórica de los datos, hace evidente una tendencia a la baja del indicador, mismo que en diciembre de 2008 fue de 5,95%.

El desempleo en las cinco principales ciudades a diciembre 2014 es de  3,22% en Quito, 4,01% en Guayaquil, 2,30% en Cuenca, 2,48% en Machala y 3,68% en Ambato.


Gráfico  6 Evolución de indicadores laborales – Ecuador

(click para agrandar)

grafico6

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

La tasa de participación en el Ecuador se ubica en el 69.10%, la cual mantiene sus niveles históricos (diciembre 2013: 64%, diciembre 2012: 62%). Por su parte, el empleo adecuado se ubica en 48,28%,  similar al registrado en diciembre de 2013 (47,87%) y superior a la tasa de diciembre de 2012 (46,53%).

El empleo es generado principalmente por el sector privado en aproximadamente un 80%. En diciembre de 2014 dicha relación fue de 82,39% para el sector privado  y 17,61% el público.

Los sectores económicos de mayor contribución en el número de personas con empleo son -en orden de importancia- Agricultura, Comercio y Manufactura. Estas tres ramas de la economía concentran el 54,68% de los empleados.

Gráfico  7 Composición de los empleados por  rama de actividad – Ecuador

(click para agrandar)

grafico7

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

El empleo inadecuado por su parte se ubica en diciembre 2014 en 46,69%, en comparación al mismo mes de los años 2012 y 2013 (47,16% y 47,77% respectivamente) no presenta variaciones significativas. El subempleo (bajo la nueva categorización) como subsegmento se ubica en 12,87%.

Gráfico  8 Evolución del empleo inadecuado – Ecuador

(click para agrandar)

grafico8

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)


2.2 Ecuador: Perspectivas 2015

La caída del precio del petróleo (~23% del presupuesto y ~54% de las exportaciones) y la apreciación del dólar se convierten en las principales dificultades que el Ecuador tiene que afrontar durante el 2015.

Esta coyuntura conlleva por un lado a un incremento en el endeudamiento público y por otro a una reducción de inversión. Ya se anunció el 5 de enero un recorte de 1.420 millones de dólares en el Presupuesto General del 2015, de los cuales 839,9 millones son gastos de inversión y 580 millones son de gasto corriente. Sin embargo, se espera que la recaudación tributaria mantenga una tendencia similar a la presentada en los últimos años, permitiendo solventar parte del déficit presupuestario.

De acuerdo a las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ecuador tendrá un crecimiento del PIB en el 2015 cercano al 4%, cifra que es superior al promedio latinoamericano  de 2,2%. Se prevé una inflación de 3,9% y niveles de desempleo inferiores al 5%.

El cambio de la matriz productiva en el Ecuador es uno de los objetivos en los que el Gobierno ha hecho hincapié durante el 2014.  Sin embargo, no avizoramos cambios estructurales o importantes en este 2015.

La pequeña y mediana empresa por su parte, se muestra positiva en relación a sus perspectivas sobre el 2015. De acuerdo a opiniones de la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa, en el 2014 se evidenció la formalización de un importante número de pequeñas y medianas empresas, lo cual generó fuentes de trabajo permanente y ocasional. Este efecto se dio especialmente en el sector alimenticio, cuero y calzado, metalmecánico y de la construcción.

El sector inmobiliario sentira una desaceleración, empezando por menores colocaciones desde el sector público. En términos de empleo esto implica una desaceleración en vivienda y construcción a partir del tercer y cuarto trimestre. El primero en quitar el pie del acelerador será el BIESS.

Por otro lado las medidas comerciales adoptadas por Ecuador como el arancel cambiario a Colombia (21%)  y Perú (7%) para las importaciones, las reformas tributarias y la reducción del cupo de importaciones de vehículos son algunas de las preocupaciones del sector empresarial ecuatoriano, así como la posible modificación de los aranceles de otras subpartidas. Todo hace pensar que las decisiones se centraran en proteger el año antes que arriesgarse a inversiones o riesgos mayores.

El acuerdo de libre comercio entre Ecuador y la Unión Europea (UE) que muy probablemente entraría en vigencia en el 2016, tendrá impactos importantes en las exportaciones ecuatorianas. El sector de la agroindustria, la producción de banano, camarones y flores serán los más sensibles. El impacto del acuerdo en estos sectores incidirá en la dinámica del empleo y subempleo en el sector rural.

La aplicación de las reformas planteadas en el Código Laboral, influirán en la calidad y estabilidad laboral. En noviembre de 2014 el ejecutivo entregó a la Asamblea Nacional el Proyecto de Ley Reformatorio al Código Laboral, mismo que se enfoca en los siguientes puntos: Profundización del derecho de estabilidad, Búsqueda de la equidad, Modernización del sistema laboral, Democratización de la representación laboral y la Universalización de la Seguridad Social.

La aprobación del Código Monetario otorga al Banco Central del Ecuador la posibilidad de convertirse en una alternativa de fondeo a largo plazo, dirigido especialmente al sector productivo. Si se cumple con el objetivo de orientar los préstamos en favor de dicho sector, será observar sus efectos en los niveles de empleo. Sin embargo, no vemos un impacto concreto a favor o en contra en los próximos seis meses.

En términos políticos, Ecuador esta puesto sus dos ojos afuera. Dependiente de la volatilidad del precio del petróleo y del valor del dólar, tendrá que reacomodar sus fichas de inversión interna. Por la lógica y estructura del gobierno, sea cual fuere el escenario propenderá a proteger proyectos que generen empleo directo por lo que no vemos fuertes motivos para mayores sobresaltos en el mercado laboral en el primer semestre. Lo último que hará el gobierno es frenar el gasto, buscará mantenerlo a como de lugar. En el segundo semestre evaluaremos nuevamente de acuerdo a tres factores: precio del petróleo, valor del dólar y efectivización de nuevos créditos.


3. Colombia

Colombia aun no ha entregado los datos correspondientes a Diciembre del 2014, sin embargo presentamos aquí la información correspondiente al reporte de mercado laboral del trimestre Sep-Oct y Nov.

3.1 Colombia: Diagnóstico al 2014

Colombia reportó una tasa de desempleo a noviembre del 2014 del 7,7% a nivel nacional. El dato de desempleo a trimestre móvil (Sep, Oct y Nov) es de 8,0%. Tanto a nivel mensual como de trimestre móvil estas cifras significan una reducción del desempleo comparativamente con el 2013.  La tendencia confirma una reducción lenta pero sostenida de la tasa de desempleo, aunque todavía con un crecimiento muy ligero en sus tasas de participación y ocupación.

Gráfico  9 Tasa global de participación, ocupación y desempleo – Colombia

(click para agrandar)

grafico9

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

En el caso de la tasa de participación, esta continúa en niveles del 65%, sin presentar mayores incrementos desde el 2011. Este fenómeno es compartido por Ecuador.

Gráfico  10 Tasa global de participación – Colombia

(click para agrandar)

grafico10

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

Por otra parte, la tasa de ocupación está creciendo sostenidamente desde el año 2008, llegando ya a niveles del 60%.  La mayoría de estimaciones proyectan que este crecimiento continúe en el 2015.

Gráfico  11 Tasa de ocupación – Colombia

(click para agrandar)

grafico11

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

Los sectores que están generando más empleo son (i) Comercio, Restaurantes y Hoteles con 27,2%; (ii) Servicios Comunales, Sociales y Personales con 19,6% y (iii) Agricultura, Ganadería, Caza, Silvicultura y Pesca con 16,3%.

Gráfico  12 Participación de sectores de la economía en el empleo – Colombia

(click para agrandar)

grafico12

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

Los sectores que tuvieron mayor variación fueron: Construcción con un incremento del 10%, Actividades Inmobiliarias con un 9,8% y Manufactura con un 7%.

Gráfico  13 Variación porcentual de la población ocupada según rama de actividad – Colombia

(click para agrandar)

graafico13

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

Sin embargo al analizar las contribuciones (ajustadas por peso) se identifica que es la Industria (+0,8), el Comercio (+0,8) y las Actividades Inmobiliarias (+0,7) las que aportaron más al crecimiento.

Gráfico  14 Contribución ajustada por peso de los sectores económicos en el empleo

(click para agrandar)

grafico13

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

El DANE también reporta el subempleo con categorías de subjetivo y objetivo. En la suma de los dos (Subempleo Total) el ultimo valor a noviembre alcanza el 41% de la PEA. El 10,3% corresponde a Subempleo Objetivo y el 30,7% a Subempleo Subjetivo. Como se puede observar en la grafica no existen variaciones de corto y mediano plazo para ambas métricas. Al parecer la estructura se mantendrá en el corto plazo.

Gráfico  15 Tasa de subempleo subjetivo y objetivo – Colombia

(click para agrandar)

grafico14

Fuente y Elaboración: Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE)

 3.2 Colombia: Perspectivas 2015

Al igual que Ecuador y a diferencia de Perú, Colombia es perjudicado por la reducción de precios del petróleo. No es un país que tiene muchas reservas y con precios bajos se reducirán los incentivos para proyectos de exploración. Varios analistas identifican que será un año estable aunque no tan beneficioso como el 2014. La mayoría de estimaciones ubican al crecimiento del PIB en el 4%, y al desempleo en el 8,5%. La mayoría de crecimiento vendrá por el crecimiento del consumo de los hogares.

Hay algunos proyectos que dinamizaran la económica, entre los que están los relacionados a infraestructura 4G (Cuarta Generación de Concesiones Viales). Sin embargo, hay incertidumbre por saber en que culminará el proyecto de reforma tributaria. Hay que recordar que el peso de la opinión empresarial en Colombia es mayor que en Perú y Ecuador.

Una parte de la producción petrolera dependerá de la agilidad y transparencia en gestión de permisos ambientales que para algunos sectores son polémicos.  Se identifican también menores niveles de resistencia por parte de grupos sociales.

En lo referente al Carbón se viene un año muy optimista. Sin embargo, el sector que mayor solidez y consistencia presenta en las estimaciones de crecimiento es el inmobiliario, que en algunos casos se lo llegan a estimar en valores superiores al 7%.

Paralelo a estos diagnósticos, el proceso de la firma de la paz puede significar un catalizador que relaje tensiones y dispare la economía. A pesar de que consideramos demasiado optimistas algunas estimaciones sobre su impacto positivo, no cabe duda que traerá beneficios en todos los plazos y este es el año definitorio para identificar cuan maduro esta el proceso. En términos generales, Colombia tiene este año un ojo puesto al sector externo, con cierta precaución y calma y un ojo puesto adentro del país esperando la firma al proceso de paz.

4. Perú

Perú aun no ha entregado los datos correspondientes a Diciembre del 2014, sin embargo presentamos aquí la información correspondiente al reporte de mercado laboral del trimestre Sep-Oct y Nov.

4.1 Perú: Diagnóstico al 2014

Tradicionalmente el INEI de Perú reporta sus indicadores de mercado laboral en la denominada Lima Metropolitana que contiene el 31% de la población del país. De acuerdo al ultimo reporte de mercado laboral, la tasa de desempleo se ubicaba en 5,4% para el trimestre Septiembre-Octubre y Noviembre; el mismo trimestre del año anterior reportaba un porcentaje del 5,8.


Gráfico  16 Evolución de la tasa de desempleo – Perú

(click para agrandar)

grafico16

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)

Para el trimestre en mención el INEI reportó una Población en Edad de Trabajar de 7,3 millones de personas en Lima Metropolitana, de las cuales 5 millones integran la PEA y el resto la PEI. De la PEA, se reportaron 4,7 millones de ocupados y alrededor de 0,3 millones de desocupados. A diferencia de Ecuador y Colombia, Perú tiene un crecimiento medianamente sostenido de su Población Ocupada y de su Población Activa al mismo tiempo.

Gráfico  17 Evolución de la población ocupada – Perú

(click para agrandar)

grafico17

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)

Según ramas de actividad, la mayoría de ocupados se encuentra en Servicios con el 55,2% (2,5 millones), seguido de Comercio con el 20,6%  (0,9 millones), Manufactura con el 15,7% (0,7 millones) y Construcción con el 7,3% (0,3 millones). En este trimestre los sectores de mayor crecimiento fueron Servicios (2,1%), Comercio (1,9%) y Construcción (1,8%). La Manufactura decreció en casi 25 mil personas (3,3%).

El INEI es el único de los tres institutos que publica información desagregada por tamaño de la empresa, fundamental para entender evoluciones de informalidad y corporativizacion del mercado. En el ultimo reporte 2,8 millones de ocupados están en empresas de 1 a 10 trabajadores, 0,5 millones en empresas de 11 a 50 trabajadores y 1,5 millones en empresas de 51 y mas trabajadores. El empleo de este reporte se incrementó en 4,4% en empresas grandes, 1,1% en las mas pequeñas, mientras que disminuyó en las medianas en 7,1%.

Para el INEI de Perú, el Subempleo es una subcategoría de la PEA y se encuentra en 31,6%, reduciéndose en 3,2 puntos porcentuales en comparación con el mismo trimestre del año anterior. El Instituto desagrega el Subempleo en Subempleo por Horas que se encuentra en 9% (-2% respecto al año pasado) y el Subempleo por Ingresos que se encuentra en 22,6% (-1,2% respecto al año pasado).

Adicional a la Encuesta de Hogares, Perú publica estadísticas regulares del mercado laboral provenientes del Ministerio del Trabajo y Promoción del Empleo. El Índice de Empleo Urbano para el último reporte disponible (Octubre) reporta un incremento sostenido en el 2014 del 1,48%, coherente con la evolución de la Encuesta de Hogares.


Gráfico  18 Índice de empleo Urbano en empresas de 10 y más trabajadores – Perú

(click para agrandar)

grafico18

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)

El mismo indicador es replicado exclusivamente para las empresas de 10 y más trabajadores de Lima Metropolitana, reportando un incremento del 1,47%.

Gráfico  19 Índice de empleo Urbano en empresas de 10 y más trabajadores – Lima Metropolitana

(click para agrandar)

grafico19

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)

4.2 Perú: Perspectivas 2015

Perú cierra un año positivo, a pesar de que tuvo que reducir su meta de crecimiento del PIB del 5% para finalizar en cerca del 3%. Ingresa a un año y medio de periodo electoral, donde algunos analistas anticipan “paquetes” de medidas que permitan parchar problemas coyunturales de la economía. Al igual que el resto de los países de la región, Perú está recibiendo menos divisas por la caída de los precios de los commodities, aunque se está beneficiando de la reducción del precio del petróleo. Sin embargo, esta caída aun no esta reflejada en el mercado interno.

A Perú le conviene una reactivación de EEUU. Esto puede generar incentivos externos para fomentar su producción de algunos sectores que el 2014 no crecieron como debían. En este sentido resalta el Oro, que en el 2014 tuvo un año muy malo (cayó cerca del 30%). De la misma manera, hay esperanzas para que se reactiven proyectos mineros que perdieron ritmo en el 2014, mientras que la explotación petrolera es una de las que más arrastra incertidumbre. Con un precio del petróleo menor, dudamos que los incentivos sean superiores en el mediano plazo.

El año 2014 también se lo recordara como el año donde no se efectivizaron política y económicamente las famosas “regionalizaciones”, mostrando problemas de corrupción y de baja ejecución presupuestaria. La mala capacidad de gasto y problemas institucionales son una señal fuerte de que el modelo aún es débil y que la concentración geográfica no será fácil de cambiar en plazos medianos.

A mediados del 2014 año se percibió mucha incertidumbre por el abrupto cambio de Ministro de Economía, que era considerado fundamental para el Presidente. En realidad, el cambio no generó mayores sobresaltos y al parecer los agentes reaccionaron con estabilidad.

Varios sectores empresariales ven prometedor el sector de Energía y Transporte, aunque no parecen ver señales concretas desde el gobierno de incentivos. Por otro lado el Cobre sigue su crecimiento sostenido, con estimaciones de que en 5 años superará a la producción chilena.

Se discute una nueva escala impositiva con anuncios de incentivos para las empresas. De su lado la derecha se queja cada vez mas de los gastos sociales y en especial de una supuesta mala focalización de programas. Si la presión es aún más fuerte, podría haber menores gastos en el área social.

Se estima que el crecimiento para el año este entre 3% y 4% aunque esto dependerá de los proyectos mencionados así como proyectos mineros que podrían entrar en ejecución. Hay expectativas optimistas de crecimiento del 6% para el 2016.

En términos estructurales Perú esta trabajando para su ingreso a la OECD, tentativamente para el quinquenio 2016-2021. Esto dependerá que la gestión de su gobierno y la continuidad que exista con los resultados de las elecciones.

De los proyectos legislativos que llaman la atención están las reformas laborales con enfoque para los jóvenes, y racionalización en el sistema de pago de tributos, con un indirecto pero calculado efecto de liquidez para el sector privado.

En general viene un año estable, aunque con los ojos puestos hacia dentro. En lo externo parece ser favorable para el Perú siempre y cuando exista claridad puertas adentro.

5. Perspectivas para la Región

La pregunta que Latinoamérica debe hacerse es si la caída de los commodities es coyuntural o estructural. Recogiendo el análisis de varias fuentes todo parece indicar que la caída será temporal pero habrá un cambio estructural en el nivel de precios: en el caso del petróleo lo mas probable es que luego de la recuperación, se estabilicen en niveles de 60 dólares por barril.

¿Por qué se recuperan los precios?

El Banco Mundial (BM) ha actualizado sus proyecciones de crecimiento para los próximos tres años y evidencian que las economías que se enfriaron tenderán a reactivarse a partir del 2016. Según el BM China crecerá en el 2015, 2016 y 2017 en valores de +7,1%; +7,0%; y +6,9%. Brasil crecerá en esos mismos años +1%; +2,5%; y 2,7%. Rusia en -2,9%; +0,1%; y +1,1%. India en +6,4%; +7,0%; y +7,0%. Indonesia en +5,2%; +5,5%; y +5,5%. Una mayor demanda por parte de la mayoría de bloques del mundo provocará esa recuperación. La incertidumbre es cuando y a que nivel, las estimaciones que hemos investigado concuerdan en que esa recuperación se dará a partir del cuarto trimestre del 2015 y a niveles cerca de 60 dólares por barril.

Así mismo el BM a actualizado las estimaciones y pronósticos de crecimiento para Latinoamérica. Estos son los valores:


Gráfico  20 Comparativo regional del PIB a precios de mercado – Pronóstico

(click para agrandar)

grafico20

Fuente y Elaboración: Banco Mundial

 ¿Qué impacto tendrá esto en el empleo?

En caso de que la región reciba un impacto en empleo, éste se lo sentirá en el segundo y tercer trimestre del 2015 pero se recuperará a partir del cuarto trimestre. No avizoramos cambios importantes o bruscos. Ecuador protegerá su tipología de inversión para evitar caídas en empleos formales, Colombia tiene a su mano políticas monetarias y proyectos en recuperación y Perú tienen menor preocupación externa.

¿Que pasa con el subempleo e informalidad?

Como lo hemos dicho en ediciones anteriores de este reporte, el subempleo e informalidad (por separado) representan el verdadero problema del mercado laboral de la región. Desafortunadamente no vemos cambios importantes en las tendencias de largo plazo y apenas dos o tres políticas tibias intentan atacar el problema de forma frontal. Colombia a través de su presidente en el ultimo foro con la CEPAL y la OECD hizo énfasis en la profesionalización con la intención de mejorar “capacidades profesionales” de una parte de la fuerza laboral para “que se inserte mejor a las demandas de las empresas”. Sin embargo los planes aun no tienen impacto en los indicadores. Ecuador se ha concentrado en bajar el desempleo y generar inversión publica. Hay reducciones en subempleo pero no se identifican acciones concretas para proteger a los subempleados de condiciones de vulnerabilidad. Aun consideramos que los subempleados en particular de Guayaquil y Machala son los que pueden llevar las de perder ante shocks externos y en esas plazas no hay programas específicos para este problema. El Perú hay algunas reformas en camino respecto al empleo juvenil sin embargo nada en concreto y vagos impactos en los indicadores. Este es el verdadero reto de la región y no hay señales claras ni optimistas para esta variable en especifico.

Finalmente hay una particularidad geopolítica que influye en nuestros tres países de análisis: la dinámica de Unasur versus la Alianza del Pacifico. La pregunta para el 2015 es cual de las dos va a tener una concreción en lógicas comerciales conjuntas que podrían influir en empleo. Por el momento quien más rápido se esta moviendo es al parecer la Alianza, que con pocos meses de creación ya integra sus bolsas de valores. Unasur con un fuerte soporte político y de infraestructura a finales del 2014 aun no da señales en este sentido.

Actualizaremos este reporte cuando Colombia y Perú entreguen sus cifras a Diciembre del 2014. Versiones mas detalladas y particularizadas por sector están disponibles para clientes en particular.

FUENTES:

PERU / boletin-empleo-set-oct-nov-2014 disponible en: inei.gov.pe

COLOMBIA/Boletín Técnico Principales Indicadores de Mercado Labora Nov 2014 disponible en: dane.gov.co

ECUADOR / Presentación de los resultados de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo a diciembre de 2014. Disponible en: inec.gob.ec

OTROS / OIT, Panorama Laboral 2014 América Latina y el Caribe, Primera Edición.

Banco Mundial, Perspectivas Económicas Globales.

Recordando la deuda del 2003

A manera de recorderis adjunto la carta de intención que firmó Ecuador en el 2003 con el FMI por 200 millones de dólares. El trato fue realizar desembolsos parciales de 50 millones, de acuerdo a revisiones trimestrales en base al “comportamiento” del país. Estas fueron algunas de las medidas que obligatoriamente Ecuador tenía que cumplir:

  • Incrementar precios de gasolina, electricidad y telefonía.
  • Establecer normas para evitar la creación de escudos tributarios (el texto hace énfasis en que la norma será “debatida con personal técnico del FMI” (¡!))
  • Eliminar recortes selectivos de aranceles.
  • Aprobar un presupuesto en base a un congelamiento de salarios incluyendo un proyecto para reducir el numero de servidores públicos.
  • “Entregar la administración de empresas de distribución eléctrica, además de Andinatel y Pacifictel, a SOCIEDADES INTERNACIONALES DE PRESTIGIO” (Mayúsculas son mías).
  • Congelamiento de pensiones jubilares.
  • Crear un fondo que destina 70% exclusivamente a recompra de deuda (parte clave).

Por 200 millones y bajo esas condiciones Gutiérrez calificó el acuerdo como un “triunfo” para el Ecuador, mientras los mismos empresarios que lo acompañaron calificaron el acuerdo como inútil. Asistieron Mauricio Pozo, Mauricio Yepez, Nina Pacari y Guillermo Lasso.

Aunque este sea un documento público, es necesario recordarlo porque es referencia concreta para comparar con otros procesos de endeudamiento.

Texto original de la carta:

CARTA_FMI_2003

Un reportaje sobre la visita de la comitiva:

http://www.explored.com.ec/noticias-ecuador/gobierno-firmo-carta-de-intencion-con-fmi-137549.html

Respuesta del Columnista

El INEC gentilmente respondió a mi editorial sobre la crítica a la nueva metodología de empleo. Aquí mi respuesta a la contestación.

Agradezco la atención a mi respuesta y comento en el mismo orden:

1.- He criticado que el INEC ha etiquetado a una categoría laboral con una palabra cuya connotación es subjetiva y con juicio de valor. La palabra “adecuado” se presta a malas interpretaciones; justo lo que tiene que evitar una oficina pública que norma estadísticas. El INEC ha respondido que su definición no incluye características como estabilidad laboral, seguridad social, ambiente de trabajo; que su categorización no tiene por intención clasificar a los que tienen seguridad social y otros. De acuerdo, pero eso no es lo que critico; en política pública no cuentan las intenciones sino la recepción de los mensajes. Mi punto es que dentro del entendimiento de esa palabra se presta a comprender a un empleo como bueno o como malo, apropiado o inapropiado (ver definición de “adecuado”) permitiendo a su vez que dentro de ese conjunto entren individuos que puedan tener otras características que pueden ser ilegales, antiéticas e injustas. Esa es la contradicción que critico. Ahora bien, podrían argumentar que la nueva categoría es igual de subjetiva que la anterior. Veamos. La anterior definición era “ocupados plenos”, ¿qué significa?: el que esta haciendo algo de forma completa, llena, el que tiene un oficio completo. La nueva definición: “empleados adecuados”, ¿qué significa?: una persona que está desempeñando un empleo, una labor, por una paga, salario pero de forma apropiada. Que cada uno interprete cuál definición es más subjetiva. Sin embargo, lo fundamental es que en la anterior metodología el individuo se definía independientemente de su relación laboral capital-trabajador. Ahora todo el que está ocupado es empleado, y no solo eso, es adecuado o inadecuado; ojo con la interpretación política y técnica de este detalle.

2.- La OIT no ha normado esta categoría en ninguna Conferencia, implícitamente lo están aceptando.

3.- Mi tercera crítica fue que el nuevo método complica y no simplifica. Cada cinco años hay nuevas conferencias de la OIT, es decir en cinco años habrá un nuevo cambio. La habilidad de la función pública no está en acoger cambios sino en hacerlo sin complicar lo anterior. Siempre van a existir nuevas metodologías, es tradicional de una oficina pública actualizarse, lo retador es hacerlo sin que en el largo plazo las interpretaciones sean enmarañadas. Al final del día mi intención es criticar con argumentos y poner sobre la mesa lo esencial de la neutralidad en el lenguaje de una oficina estadística. Ser burócrata es terriblemente difícil, y dentro de esa dificultad uno debe recordar que la función y las acciones que uno realiza van a perdurar en el largo plazo, que las normativas tienen que ser estables y consensuadas. El otro camino que queda es explicar que la categoría de “adecuados” en el sentido “inecino” pueden incluir “inadecuados” en el sentido común. Mi intención no es polemizar, así que ustedes juzgarán si vale la pena o no rectificar. Solo quiero recordarles que la función pública debe estar abierta a críticas porque se está buscando mejorar. Si me quedo callado y mi error es correcto ¿sería mejor o peor? Eso es lo que nos hace una sociedad democrática: participar, deliberar, criticar, estar de acuerdo y en desacuerdo. Hay que abandonar la vieja costumbre de creer que disentir es políticamente inadecuado.

Texto originalmente publicado el 8 de Noviembre del 2014 en:

http://www.eluniverso.com/opinion/2014/11/08/nota/4195931/respuesta-columnista