Comentarios a “Volviéndose Malo”

Me refierio a este artículo:

http://www.elcomercio.com/sebastian_hurtado/Breaking-Bad_0_1032496800.html

Breaking Bad es un llamativo caso de estudio para políticas públicas. Sebastian Hurtado ha escrito un interesante análisis aunque para mi, incompleto. La guerra contra las drogas es un absurdo que hay que cuestionarse transparentemente a quién beneficia y a quien hace rico. Los estados deben dejar ese costoso y peligroso juego, para justificar aquello evidencias sobran. Pero más alla de eso dejo un par de ideas en la mesa:

1-   1.  ¿A qué costo justificamos la benevolencia del mercado? Tenemos conciencia de que con argumentos como el de Sebastián tácitamente aceptamos que matar es solo “una externalidad”? Tenemos claro lo peligrosos que pueden ser los sustentos como “no importa que no genere valor social, igual está generando valor económico?” Porque en este caso es claro: producir industrialmente drogas duras, asesinar, desunir familias y sacrificarlo todo, al parecer es un costo menor al beneficio económico (y en evidencia del guión: desmedido) que recibe Walter.

2. 2-    ¿Qué hubiera pasado con Walter si había un sistema de seguridad social decente que lo hubiese protegido de enfermedades catastróficas? ¿Qué hubiera pasado si el Estado lo ayudaba con su cáncer? ¿Qué hubiese pasado si tenía un salario decente como maestro de colegio? ¿Qué hubiese pasado si tenía incentivos, condiciones o fondos para investigación pública para fomentar su experticia en química?

Cada moneda tiene dos lados. Saludo el texto de Sebastián pero lo complemento con la evidente necesidad de hacernos pensar lo fundamental de tener un Estado del lado del ciudadano: pequeño, fuerte, solidario pero más que todo presente en problemas cotidianos.

Copio un tuit al respecto:

Canadian Breaking Bad:

Episode 1: Walt finds out he has cancer

Episode 2: Covered by health insurance

The End

——

Byron Villacis

Comentarios al reporte “La Movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina”

En términos generales el reporte es ilustrativo y positivo, deja clara la noción de que la región ya no puede ser clasificada como “pobre” y nos situamos en mejores condiciones económicas y sociales que el pasado. Hay ciertos puntos fuertes y débiles del reporte que comento a continuación:

Lo Bueno del Reporte

En términos generales el reporte es bien recibido puesto que finalmente en la región empezamos a hablar de clase media y no solo de pobreza. La pobreza es un reto enorme en nuestros países pero hasta cierto punto se convirtió en un elemento discursivo y hasta de manipulación de políticos que ofrecían hacerse cargo de este sector. En este sentido es saludable encontrar nuevos reportes con nuevos indicadores como este, al mismo tiempo que reportes como el del Indice de Desarrollo Humano o indicadores de bienestar subjetivo. El solo hecho de que nos “midamos” distinto significa que estamos saliendo de la pobreza.

Adicionalmente, el documento comprueba cuantitativamente que la región ya no es mayoritariamente pobre. La mayoría de su población es “vulnerable” (cerca del 40%) mientras que los “pobres” y los de “clase media” representan cada uno un 30% de la población de la región. Es decir, ya no caben discursos de una región de pobres e indigentes, Latinoamérica ha cambiado.

Lo positivo de estas cifras es su tendencia. Al analizar el Gráfico 2 del Reporte se evidencia que la tendencia creciente de la clase media y la tendencia decreciente de la pobreza en la región. Esto sin lugar a duda es no solo un diagnóstico optimista sino un futuro optimista.

Otro punto positivo del reporte es que se evidencia nuevamente una relación entre la movilidad intergeneracional (capacidad de dejar de ser pobre entre generaciones) es mayor cuando existen menores niveles de desigualdad. Esta es una noticia positiva para el país porque brinda señales de que las reducciones sustanciales de desigualdad en Ecuador no solo colaboran a equilibrar oportunidades entre las familias sino que expanden las probabilidades de que las nuevas generaciones dejen de ser pobres.

Finalmente hay un elemento a destacar en el reporte que llama muchísimo la atención, el hecho de que mencione explícitamente de que no hay evidencia de que el crecimiento de la clase media sea dependiente del sector público: “parecería que la imagen popular de una clase media construida por empresarios intrépidos o por burócratas perezosos (que viven cómodamente de un salario del gobierno) es inexacta”. Esto permite corroborar lo que las encuestas de empleo en Ecuador han revelado: 80% de los empleos generados son del sector privado y 20% del sector privado y esta estructura NO ha variado los últimos 7 años, lo que demuestra que el robustecimiento de la clase media no está ligado a cambios estructurales debido a mayor empleo en el sector público.

Lo Malo, diagnosticado por del Reporte

En el diagnóstico del Reporte se evidencia nuevamente el problema más grave de la región: la desigualdad. En el gráfico 1 se puede observar la bajísima densidad de población que tiene un ingreso superior a 50 dólares per cápita diarios y la altísima densidad de población que gana entre 4 y 10 dólares per cápita diarios. Es decir, la región ya no es pobre, pero la mayoría aún está en el umbral donde termina la pobreza e ingresa a la clase definida como media. El reto de Latinoamérica es convertir la mayoría de su población en un estrato medio y/o alto estable y alejado de regresar a situaciones de pobreza.

El segundo punto de diagnóstico de carácter pesimista para Ecuador es que nuestro país al parecer es uno de los países con más baja independencia familiar. Esto se refiere a que los antecedentes de los padres son más determinantes en el futuro educativo de sus hijos. Por el contrario, un país con alta independencia familiar hace que “salir” de la pobreza sea más fácil para nuevas generaciones porque “dependen” menos del pasado de sus padres. Esta relación se encuentra expuesta en el Gráfico 4, donde Ecuador se encuentra en el tercer lugar de la serie de países graficados.

Lo Feo del Reporte

Si bien el reporte deja ligeramente de lado la cultura del estudio de la pobreza, sigue siendo parte de la tradición de medir la clase media desde un aspecto puramente económico, y peor aún monetario. Las clasificaciones donde se configuran los segmentos “pobres”, “vulnerables” y “clase media” están generadas en base a umbrales de ingreso per cápita restando importancia a importantes avances metodológicos donde se utilizan múltiples criterios para estratificar a la población. ¿Por qué estratificar a la población por variables distintas al ingreso? Simple y fundamental: el ingreso de una familia no garantiza un espacio social y/o político dentro de la definición clásica de Estrato Medio.

En este sentido el reporte menciona superficialmente la relación que existe entre el estrato medio y el nivel de educación, pero como variable de análisis posterior al ejercicio cuantitativo para estratificar. Lo mismo sucede con el nivel de urbanización, inserción de la educación de la mujer en la economía. Ejercicios más integrales en este sentido ya se han realizado antes por parte del ente oficial de estadísticas en Ecuador. Aquí se puede encontrar el reporte: http://www.inec.gob.ec/estadisticas/?option=com_content&view=article&id=112&Itemid=90&

Otro aspecto “feo” del reporte es que detecto un ligero sesgo para dar a entender como que el impulsor del crecimiento de la clase media es el crecimiento del PIB, cuando no existe una demostración cuantitativa específica para demostrar su causalidad. Explicitamente el reporte menciona “el crecimiento económico como el principal IMPULSOR de la expansión de la clase media” (mayúsculas son mías), pero más adelante en el mismo párrafo mencionan “sobre la base de la evidencia presentada en el informe, las variables en cuestión NO deberían interpretarse como CAUSAS de la movilidad”. ¿Osea el PIB es impulsor del cambio pero no la causa? O algo no suena bien en la redacción del reporte o hay una contradicción de los autores.

Desafíos para el futuro (política pública)

Personalmente creo que el reto proviene de lo metodológico y se convierte en concepto de política pública. Me explico: hay que entender al estrato medio no solo como “hogares que ganan más dinero, lo suficiente como para no ser pobres” y entenderlos como sujetos políticos y sociales que tienen estabilidad económica pero al mismo tiempo tienen capacidad para ejercer derechos de participación política y social. Lo que el reporte menciona como “contrato social”, es posible cambiarlo y mantener la dinámica de una robusta clase media pero que no solo gana más dinero que el pasado sino que ejerce más derechos y con mayor eficiencia: mujeres más activas social y laboralmente, equidad de oportunidades intra e intergeneracionalmente, seguridad ciudadana (dicho sea de paso, absolutamente olvidado en el reporte) y formalidad del mercado laboral dentro de un proceso estable y sostenible ambientalmente de urbanización de los países. (el reporte deja el sabor de que la urbanización favorece el crecimiento del estrato medio, pero no menciona los costes asociados ni la preocupante insostenibilidad ambiental de esa urbanización en ciertas ciudades latinoamericanas.

Metodológicamente

En aspectos metodológicos creo que reto esta en incorporar más dimensiones de estratificación, como lo hizo INEC en años pasados y no solo guiarse por variables monetarias. Finalmente creo que hay que ser más cuidadosos y explícitos con la construcción de paneles sintéticos que aún no me convencen de que sean una salida analítica ante la ausencia de información tendencial en nuestros países.

 

 

¿Qué es eso la inflación?: Estrategias sencillas para enfrentar una crecida de precios

Solo para quienes estamos a cargo de las compras semanales del hogar sentimos muy de cerca los cambios de precios en los productos de primera necesidad. Es muy fácil darse cuenta cuando nuestros productos preferidos varían en precio, cantidad, tamaño y calidad. En este contexto a veces resulta justificable sentir a la inflación como un concepto lejano y difícil de entender, peor cuando los porcentajes de variación de precios según la inflación casi nunca superan el 1% mensual.
Esto se debe a una sencilla razón: el cálculo de la inflación no incluye solamente lo que compramos frecuentemente para nuestro hogar, incluye muchísimas cosas más que a veces las compramos una vez al mes, otras cosas que compramos una vez cada seis meses e inclusive otras cosas que compramos una vez por año. Al calcular la inflación se realiza una especie de promedio de todos esos productos, lo que causa que el indicador final tenga variaciones más pequeñas de las que sentimos en nuestro consumo frecuente.
En términos prácticos entonces la inflación no es más que la variación de precios de muchos productos que se consumen en la economía, no solo los de consumo frecuente. La inflación es un indicador macroeconómico que sirve para que economistas hagan cálculos no siempre claros y no siempre muy aterrizados.
 
Entonces ¿qué estadística usar para tener una referencia de variación de precios que me afectan?
Si Ud. quiere comparar los precios de su gasto frecuente no es recomendable usar el indicador de inflación sino el Costo de la Canasta Familiar Básica. Por ejemplo: la inflación en el mes de marzo del 2012 fue de 0,9%; es decir menos del 1%, que a pesar de ser un crecimiento macroeconómico alto, no se siente como una variación microeconómica grande. Sin embargo si UD averigua el costo de la Canasta Familiar Básica a la misma fecha encontrará que estaba situada en 587 dólares mensuales. Es decir, en promedio una familia típica ecuatoriana debió haber gastado como mínimo casi $ 590 dólares mensuales para consumir lo básico en el mes. ¿Suena más creíble verdad?
 
¿Cómo enfrentar la crecida de precios?
En una economía sana es normal que exista crecimiento de precios. No es el momento de explicar los motivos pero es algo que los consumidores debemos conocerlo: en una economía en crecimiento, los precios van a subir y por ello debemos tener una planificación adecuada sobre nuestros gastos y referencias sobre estimaciones de esos precios.
Propongo cinco ideas simples que pueden ayudar a enfrentar el crecimiento de precios. Estas ideas le pueden ayudar a ahorrar dinero y así tener una actitud y decisión más inteligente al momento de asignar dinero del presupuesto familiar.
1.     Compre cosas de temporada
Todo mundo sabe que existen productos agrícolas que son más baratos en determinadas temporadas del año, pero no vendría nada mal una ayuda memoria basada en los datos oficiales. A continuación se enlistan los productos que pertenecen a la canasta básica y que tienen una regularidad en su comportamiento anual; es decir se puede encontrar estos productos más convenientes en determinadas épocas del año. También he enlistado los productos que tienen un comportamiento más errático durante el año, sobre estos habrá que analizar alguna de las alternativas siguientes.
Condición de Estacionalidad
No
Arroz
Fideo
Pescado
Pan
Atún enlatado
Carne con hueso
Manteca vegetal
Carne de pollo
Huevo de gallina
Aceite vegetal
Leche fresca
Energía eléctrica
Queso
Zapatos de mujer
Arveja tierna
Medicinas y remedios
Cebolla blanca
Matrícula secundaria
Cebolla colorada
Choclo
Fréjol tierno
Haba tierna
Yuca
Lenteja
Maní
Fréjol seco
Aguacate
Limón
Naranja
Naranjilla
Guineo
Plátano
Azúcar
Sal
Café soluble
Gelatina
Agua
Detergente
Jabón para lavar
Papel higiénico
Escoba
Camisa
Desodorante
Jabón tocador
Pasta dental
Shampoo
Cine
Cigarrillos
Útiles primaria
Útiles secundaria
2.     De ser posible haga sus compras en mayoristas o centros de distribución
 
Comprar en un mercado mayorista o un centro de distribución puede reducir considerablemente costos. En un análisis que hicimos en INEC en el año 2008, que postearé próximamente, descubrimos reducciones de precio muy grandes en productos que llegaban a mercados de transferencia en Quito y Guayaquil. La cadena de intermediarios incrementa los precios de acuerdo al lugar en inclusive la hora de compra, influyendo en el precio final.
En este caso UD debería analizar si conviene ir a un lugar más grande de compra y beneficiarse de mejores precios. De acuerdo a la experiencia del INEC y a estudios que hemos realizado, a continuación se enlistan los lugares de venta de distribución de productos de primera necesidad por ciudad para Esmeraldas, Guayaquil, Machala, Manta, Ambato, Cuenca, Loja y Quito, incluyendo los días de mayor oferta y en ciertos casos la hora.
3.     Busque comprar con otras personas o en grupos para beneficiarse de descuentos por cantidad
 
Una vieja estrategia pero que se mantiene útil. Para nadie es sorpresa que comprar en cantidad reduce los precios unitarios, sin embargo pocos lo practican de forma frecuente. En una primera impresión puede que le resulte difícil pesar en comprar “con más personas” pero sugiero analizarlo dos veces. ¿Qué tal si el fin de semana decide ir al mercado con sus familiares más cercanos? En zonas urbano marginales y especialmente en zonas rurales, es mucho más fácil “asociarse” con vecinos, amigos y conocidos para comprar en grupo. En varios casos se comparte no solo el beneficio de los precios unitarios sino el compartir el gasto de transporte que se convierte en un solo rubro. Comprar en grupo hasta podría ser un buen pretexto para compartir más con la familia y amigos.
4.     Analice los canales de compra disponibles
Recuerde que UD es el consumidor y puede elegir entre alternativas para decidir qué y donde comprar. Desafortunadamente en el Ecuador aún hay barreras que evitan que entren más oferentes a prestar servicios como supermercados pero también hay nuevas y buenas noticias para que ese panorama mejore. Piense dos veces al momento de decidir dónde va a comprar y hágase este par de preguntas:
 ¿Está seguro que no hay otras opciones a una distancia razonablemente similar?
¿Alguna vez ha intentado comprar en otros lugares y comparó “sesudamente” cómo le fue?
Puede que campañas publicitarias de grandes empresas de comercialización de productos sean efectivas y UD tenga en mente solamente esas marcas pero también hay otras que tienen presencia en la mayoría de ciudades pero no tienen la capacidad económica para promocionarse como las grandes. Gástese unos minutos de fin de semana en darse una buena vuelta por la zona, quizás encuentre más oferta de la que pensaba y quizás estas nuevas alternativas presenten precios más convenientes[1].
Para ayudar a tener un panorama claro de la oferta de puntos de venta que existe en el Ecuador adjunto un listado el número de supermercados y de tiendas que existen en las principales ciudades del país, usando los resultados del Censo Económico del 2010. Tome en cuenta que en varias ciudades las alternativas no son pocas.
5.     Planifique su presupuesto y asigne prioridades
Esta es la estrategia más importante. Si UD no tiene el hábito de planificar periódicamente cuánta plata tiene y cuánto se puede gastar, UD tendrá problemas financieros tarde o temprano. Bueno, a menos que sea un rentista millonario o algo así, perfiles a las que no está dedicada esta página. De todas formas empecemos de nuevo haciéndonos un par de preguntas:
·       ¿Cuándo fue la última vez que escribió en un papel o en una hoja de cálculo cada uno de los rubros que necesita gastar mensualmente?
·       ¿Hace un seguimiento al menos mensual de cuánto gastó el mes anterior?
Si aún no lo ha hecho o no lo hace frecuentemente le sugiero que lo haga. Este hábito es útil  porque adicionalmente ayuda a asignar prioridades de gasto de acuerdo a los intereses de la pareja en una familia (si fuere el caso). Son cosas que hay que hablarlas, discutirlas y decidir. Ya no estamos en el tiempo en que el hombre era el que decidía sin consultar. Si UD es hombre debería discutirlo con su mujer y si UD es mujer debería buscar mecanismos para que sea una decisión compartida.
Las prioridades también hay que pensarlas muy bien, porque puede ser muy obvio que UD decida priorizar la educación de sus hijos o el alimento versus entretenimiento, pero también hay que establecer prioridades sobre otros tipos de gasto que no suelen ser tan obvios. Por ejemplo: ¿pensaron el porcentaje de gasto que asignan a transporte? Esta suele ser una variable muy poco “razonada” por los hogares y encadena una serie de decisiones que pueden beneficiar económicamente al hogar. Suelto algunas preguntas que pueden guiar en la discusión:
¿Qué tan cerca quedan sus establecimientos de trabajo y estudio? ¿Utilizaron la ubicación geográfica como criterio al momento de decidir donde estudiarán sus hijos?
¿Cuántas personas en casa se mueven todos los días? ¿Comparten el transporte como podrían?
¿Cuánto gasta mensualmente en alimentos fuera del hogar? ¿Podría reemplazar eso por alimentos preparados en casa, ojalá entre varios integrantes?
¿Cuánto gasta en entretenimiento? ¿Podría planificar actividades de entretenimiento en familia? ¿Sabía que podría resultar más barato que por separado?
Estas cinco ideas pueden prestarse a debate y en determinados casos unas serán más útiles que otras, inténtelo con al menos un par de ellas, de seguro puede ayudarle a optimizar su presupuesto y en más de un caso, en compartir más con sus cercanos.
Este documento pretendió explicar más sobre la inflación y sobre todo recomendar algunas estrategias para ahorrar dinero frente a una crecida de precios. Las estrategias son más complejas si UD es una familia grande o tiene barreras para alguna de estas limitaciones. En entregas futuras ampliaré estrategias para casos más específicos y también estrategias para empresas que pueden aprovechar nichos que no necesariamente son visibles.

[1] En esta sección valdría la pena mencionar el surgimiento de nuevos canales de venta como los virtuales (internet). Personalmente creo que en Ecuador aún no están bien desarrollados y aún no hay oferta lo suficientemente grande para influir en el precio de las compras frecuentes. De todas formas manténgase alerta, el internet crecerá cada vez más y no sería extraño que UD pueda hacer compras a través de la red de la forma más simple y sobre todo más barata.

¿Independencia institucional?

 

La agenda de producción estadística oficial de un país debe ir de la mano de las necesidades de la ciudadanía y del horizonte de desarrollo del país. El peor pecado que puede cometer una institución pública es mal utilizar una autonomía para desviar de su agenda los intereses comunes. En ese sentido no soy partidario de la independencia absoluta de entes de producción de información puesto que, bajo ese modelo, aún quedan sin responder de forma sustentada preguntas simples como las siguientes:
1.     ¿Qué mecanismos utiliza una organización autónoma / independiente para identificar, sistematizar y gestionar las necesidades ciudadanas?
2.     ¿Qué poder le ha otorgado la sociedad a estos entes para trabajar de forma paralela a los intereses ciudadanos? ¿Qué mecanismo legítimo ha facultado que exista la capacidad de interpretar intereses ciudadanos de forma independiente?
3.     ¿Con qué criterios político – institucionales se define una agenda de gestión si no es el que la sociedad demanda?
4.     ¿Existe de verdad la posibilidad de gestionar una entidad de información pública sin criterio político?
No defiendo la intervención política en los datos, nada sería más absurdo que confundir la necesidad de tener una agenda programática institucional con la intervención, manipulación o maquillaje de estadísticas. Son dos cosas distintas y quien quiera confundirlo solo podría estar guiado por la mala fe o la ignorancia. Disculpas si sueno duro pero en este caso es así. Lo que sí defiendo es la necesidad de tener una gestión institucional enmarcada en un orden constitucional que permita trabajar en base a necesidades ciudadanas y no en base a agendas supuestamente técnicas y aisladas. Aún están frescos recuerdos de instituciones públicas ecuatorianas ‘autónomas’ que trabajaban en base a una agenda supuestamente independiente pero que al fin y al cabo respondía a intereses claramente particulares.
¿Quién define los intereses ciudadanos para una institución? Sí, es una pregunta más razonable y retadora, aún así es mucho más fiel construir la gestión de una institución en base a un mandato popular (elección), un plan de desarrollo, una política estatal coordinada y un plan de acción específico, todo concatenado en cascada de forma ordenada y sistemática. En la otra orilla esta la gestión institucional basada en la decisión de un grupo de iluminados que poquísimos ciudadanos conocen su origen, intereses e ideología.
El modelo que defiendo es falible, por lo que requiere al menos tres elementos para poder funcionar:
1.     La institución debe ser responsable en equilibrar las necesidades de TODOS los actores ciudadanos en una agenda programática que priorice proyectos entre las necesidades técnicas y las necesidades políticas. En el caso del INEC de Ecuador, una prioridad definitoria de necesidades estadísticas viene dada por el Plan Nacional de Desarrollo, que marca las pautas –establecidas por la Constitución de la República- del horizonte de desarrollo que busca el país. Este es un elemento básico. La producción de estadísticas debe seguir a las necesidades de planificación nacional, puesto que producir estadísticas para saber si estamos cerca o lejos de los objetivos nacionales es lo mínimo que se esperaría de una agencia productora de información con carácter oficial. El ejemplo más práctico de este tipo de demandas es el Censo de Población y Vivienda, que aparte de ser una operación estadística clásica, es fundamental para recoger información desagregada y territorial sobre la situación del país en términos demográficos, sociales e inclusive ambientales y económicos. Muchos indicadores del PNBV se actualizan con el censo de población, evidenciando así una acción concreta de la institución de estadística especificada sobre la necesidad ciudadana de un sinnúmero de sectores y áreas de intervención nacional y territorial.
En el caso del INEC, hay otros usuarios y demandas que también se incorporan a la definición de la agenda institucional: las demandas del Estado en general, recogidas a través de las comisiones interinstitucionales estadísticas y la de los usuarios segmentados. Todos tienen la misma importancia pero se los atiende a través de un sistema de segmentación de y demandas que permite ordenar la gestión en base a prioridades y a las necesidades. No es un modelo ni una ejecución ideal pero al menos intenta captar demandas multisectoriales y en base a esas necesidades estructura una gestión de largo, mediano y corto plazo.
La segmentación de usuarios no solamente se refiere en canalizar los productos a distintos perfiles de uso, sino en modificar la producción, difusión y didáctica de la estadística e base a las necesidades, estilos de vida y atributos de los segmentos. Quizá el ejemplo más exitoso de esta segmentación es el proyecto Inec va a la Escuela.
Legalmente el Plan Nacional de Estadísticas es aprobado por el Consejo Nacional de Estadística cada año. El INEC se encarga de intentar plasmar en ese plan las necesidades antes mencionadas.
2.     El órgano de planificación y los órganos de poder político deben ser extremadamente respetuosos de no presionar para la manipulación de la información estadística y su interpretación. Tener una agenda político-programática no significa prestarse a manipular la información, cambiar metodologías a discreción política, ocultar información o estadísticas. Hacerlo sería romper el principio básico de transparencia, ética, respeto y confianza que la ciudadanía ha entregado a los funcionarios públicos. El funcionario público no tiene el poder, capacidad, ni autoridad para modificar información pública que es financiada por el dinero de todos los ciudadanos y legitimada a través de un voto en una elección popular.
De forma explícita y clara lo menciono: no ha existido en ningún momento durante mi gestión al frente del INEC una sola solicitud de que sea manipulada alguna estadística o dato. El Presidente de la República y todos los Secretarios de Planificación durante mi gestión hasta el día de hoy han promovido el respeto a la información y a la transparencia. Cualquier persona que dude de esta aseveración no solo que debe decirlo de frente sino documentadamente. He pasado cinco años documentando todas las estadísticas para que existan suficientes pruebas de transparencia y acceso a la información para que todos los ciudadanos puedan constatar que los indicadores publicados son el resultado de la producción de información. La mejor garantía de ello es dotar a la información del carácter de bien público y con ello obligar al Instituto a garantizar el acceso universal a la información y en igualdad de condiciones; no solo a los indicadores finales sino también a bases, sintaxis, metodologías, formularios, etc.
3.     La ciudadanía debe ser un actor activo fundamental en vigilar, presionar y monitorear la transparencia del manejo de la información y la agenda de la institución en base a necesidades ciudadanas. Por supuesto, las instituciones deben garantizar esos mecanismos de vigilia, sin embargo es el ciudadano el que organizada, ordenada y sistemáticamente puede y debe pronunciarse sobre la gestión de una institución. Para ello lo mínimo que se espera por parte de la institución es que exista mecanismos básicos de retroalimentación de la gestión institucional y comprender si el proceso institucional genera o no legitimidad. Considero que así como en el mundo privado / comercial lo que hace grande a una empresa es el incremento de sus ventas, en el mundo público / institucional lo que hace grande a una organización es el incremento de su legitimidad. En ambos casos son perfectamente medibles y monitoreables. En el caso del INEC existen encuestas sistemáticas que permiten monitorear la satisfacción de los usuarios e implementar medidas no solo para entregar y difundir las estadísticas de mejor manera sino para producir información acoplada a las necesidades ciudadanas.
Por supuesto el mecanismo es incompleto si no existieran ciudadanos que puedan comentar, criticar, solicitar y consultar información de gestión y sobretodo de la estadística que produce el Instituto. Hay que tomar en cuenta adicionalmente que la información estadística generada por un ente público viene a constituirse en un bien público. Muchas veces se olvida que la información producida es realizada con recursos del erario nacional, de allí que transparentar la cadena de procesos o procedimientos en su generación ayudará para que tanto actores públicos y privados, analicen, critiquen, objeten o  validen sus resultados. Por ello, es importantísimo que los mecanismos de vigilia ciudadana participen activamente en su generación cuento en el análisis de sus resultados.
No existen modelos ideales de gestión, sin embargo creo que la independencia técnica (transparencia, rigurosidad y objetividad de los datos) puede ir de la mano perfectamente con el alineamiento político (no politiquero) de las necesidades de desarrollo de un país. Recalco, esto también es –y debe- ser perfectamente compatible con políticas de transparencia, honestidad, ética y buen manejo de información pública. En este sentido, siempre se ha intentado hacer creer que la mejor forma de legitimar una estadística era a través la independencia, cuando en realidad lo que la legitima la estadística es la transparencia.
¿Cómo gestionar esta idea?
Un buen marco para poder definir ordenadamente un marco de gestión es el tener una Ley Estadística actualizada. El INEC acaba de lograr que se debata la nueva propuesta de Ley en la Asamblea Nacional (Marzo, 2012). La actualización de este marco jurídico, desactualizado por más de 30 años es un paso estratégico para poder estructurar políticas de gestión de la institución encargada de producir estadísticas de forma transparente, rigurosa, metodológicamente respaldada y más que todo con la capacidad de gestionar información en base a lo que los ciudadanos requieren.
Adicionalmente existen mecanismos internacionales que permiten tener un marco de trabajo que incluye la visión aquí plasmada. En este sentido hay  trabajos sistemáticos de las Naciones Unidas a través de la Comisión de Estadística buscan estructurar un Código de Buenas Prácticas Estadísticas. El INEC de Ecuador apoya categóricamente este esfuerzo y se compromete a buscar su implementación para el caso Ecuatoriano. En un texto posterior explicaré mi postura personal a cada uno de los postulados expuestos en el Código de Buenas Prácticas promovido.
Byron Villacis

Gracias a los comentarios de Jorge García, Roberto Morales y David Vera.