Ecuador, Colombia y Perú: Mercado Laboral PRIMER Semestre 2016 y Perspectivas

Por Byron Villacis y Daniela Carrillo.


Secciones (Hacer click para saltar a la sección de interés)

Mercado Laboral en los tres países en conjunto

Ecuador: Diagnóstico

Ecuador: Perspectivas 2016

Colombia: Diagnóstico

Colombia: Perspectivas 2016

Perú: Diagnóstico

Perú: Perspectivas 2016

Aspectos Metodológicos en Ecuador, Perú y Colombia

Mercado Laboral en los tres países en conjunto

Para analizar la dinámica laboral de la región es necesario poner en contexto el tamaño de cada mercado. En esta sección presentamos cuatro estadísticas en valores absolutos con el fin de dimensionar el tamaño de cada país en torno a la fuerza de trabajo y la tendencia en los últimos años. Para analizar la evolución de las principales variables en valores relativos (tasas), recomendamos recurrir a las secciones de cada país.

El primer elemento que hay que considerar es el tamaño poblacional que representan Colombia y Perú en comparación con Ecuador. Esta es la serie de datos de población registrada en los censos de población de cada país y las estimaciones disponibles a la fecha del reporte. Colombia tiene tres veces la población de Ecuador y Perú dos veces.

Untitled

Aunque comparten ciertas características demográficas que hacen que los tres países tengan estructuras similares, es necesario tomar en cuenta que la población en edad de trabajar colombiana es la mas grande, no solo en valores absolutos sino en tasas de crecimiento.

2

A pesar de que la Población Económicamente Activa tiene particularidades de definición en cada país, mostramos los datos tendenciales para los tres países donde se ve una dinámica creciente para Colombia con una ligera caída en el ultimo semestre. Perú tuvo un marginal incremento mientras Ecuador no termina de despegar. En conjunto, en los tres países hay 50,2 millones de personas económicamente activas, de las cuales casi el 50% esta en Colombia, 35% en Perú y 15% en Ecuador.

3

En términos de población ocupada, las proporciones se mantienen. Sin embargo, hay un bajón en el último semestre para Colombia y un ligero incremento para Perú. Ecuador no presenta mayores cambios.

4

Finalmente presentamos el peso del sector público en la región y nuestros países analizados. Llama la atención: 1) que los tres están por debajo del promedio latinoamericano, 2) la similitud (en términos relativos) entre Perú y Ecuador y, 3) la reducción en la proporción del peso público para Colombia en los últimos cuatro años.

Porcentaje de Población Urbana Ocupada en el Sector Público

grafico5

Fuente: OIT 2014, Elaboración: Autores

 

Volver a Menú


Ecuador: Diagnóstico 2016

En el mes de junio de 2016, la Población en edad de trabajar (PET) en el Ecuador llegó a 11’557.285 personas y la Población Económicamente Activa (PEA) fue de 7’831.981 personas. De dicha población, la cifra de los empleados es de 7’415.099 personas y la de los desempleados 416.883.

Evolución de Población Económicamente Activa (PEA) y

Población en edad de trabajar (PET) – Ecuador6

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

La tasa de participación global en el Ecuador se ubica en el 67.8%, la cual supera a la del 2015 en 1,9 puntos. Este es un indicador de que más miembros de los hogares están buscando empleo. Así mismo, Ecuador registra una tasa de desempleo de 5,3% a nivel nacional (urbano y rural), de 6,7% en el área urbana y 2,6% en el área rural. Al comparar el desempleo nacional con Junio de 2015 (4,5%) muestra un incremento de 0,8 puntos porcentuales.

Evolución del desempleo – Ecuador

7

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

El desempleo en las cinco principales ciudades en junio de 2016 es de 7,1% en Quito, 5,3% en Guayaquil, 3,3% en Cuenca, 4,6% en Machala y 5,3% en Ambato. En relación a junio del 2015, existió un incremento estadísticamente significativo en la ciudad de Quito.

8

Los desempleados, son en junio de 2016 en su mayoría cesantes (84,3%), es decir son personas que previamente tuvieron un empleo, mientras que la categoría de nuevos se refiere a personas que por primera vez ingresan al mercado laboral, un ejemplo son los profesionales recién graduados.

 Desempleo por situación laboral previa – Ecuador

9

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

El empleo es generado principalmente por el sector privado. En junio de 2016 dicha relación fue de 91% para el sector privado y 9% el público. Esta tendencia no ha cambiado en los últimos 9 años en el Ecuador. Los sectores económicos de mayor contribución en el número de personas con empleo son -en orden de importancia: Agricultura, Comercio y Manufactura, 56 de cada 100 empleados se ubican en estas tres ramas de la economía. En relación al mes de junio de 2015, se registra una reducción en la participación del sector construcción.

10

El empleo en el sector informal incrementó su participación en el mes de junio de 2016, 3.7 puntos porcentuales en relación a junio de 2015. [1]

Empleo según sector – Ecuador

11

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

La cobertura de seguro los empleados presenta una caída en junio de 2016, el seguro general disminuye en relación a junio de 2015. La población empleada sin algún tipo de seguro presenta un ligero aumento entre los dos meses.

Empleo según cobertura de seguro – Ecuador12

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

El empleo asalariado presenta una disminución en junio de 2016 de 3.5 puntos porcentuales en relación a junio de 2015.

 Empleo según tipo de trabajo – Ecuador

13

Fuente: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)
Elaboración: Autores

El empleo adecuado se ubica en 41,0%, inferior al de junio de 2015 (45,9%), el subempleo (bajo la nueva categorización) se ubica en 16,3%, superior a la tasa de junio del año anterior en 4,1 puntos porcentuales.

Evolución del empleo – Ecuador

14

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

El subempleo en las 5 ciudades más importantes presenta un incremento en relación a junio de 2015, especialmente en Quito y Guayaquil.

15

Hasta diciembre de 2015, el INEC presentaba en sus reportes la serie del “Empleo Inadecuado” en el Ecuador, en dicho mes, la tasa fue de 48.09%. A partir de Junio se ha eliminado la variable de las presentaciones y ha cambiado de nombre, sin explicación previa por parte del Instituto. Aún se puede realizar comparaciones usando los subcomponentes del antes denominado Empleo Inadecuado y calculando desde la base de datos, pero estamos asumiendo que no hay modificaciones en su cálculo, a pesar de que hay modificaciones en los nombres de los indicadores. Hemos preparado un Anexo donde explicamos las diferencias que encontramos en el reporte. Sugerimos extrema precaución al momento de leer los nuevos reportes porque se desconoce el alcance, motivación y estabilidad de los nuevos formatos y definiciones.

Si asumimos que el cambio es solamente en el nombre de las variables, el Empleo Inadecuado pasó de 49,1% en Junio del 2015 a 53,3% en Junio del 2016; es decir un incremento de más de 4 puntos porcentuales lo que significa más de medio millón de personas de incremento.

A pesar de que los tres países analizados no comparten la misma metodología de cálculo del Subempleo, sirve compararnos para saber que tan distintas son las estructuras laborales bajo su propia definición. El Subempleo en Colombia esta en 39,9%, en Perú esta en 33,1% mientras que, bajo la nueva definición el Subempleo en Ecuador, esta en 16,3%. Sin embargo, el “Empleo Inadecuado” (que ha desaparecido como indicador explícito de las presentaciones y bases de datos) está en 53,3% y si a éste le quitamos el Empleo No Remunerado llega a 43,6%. Consideramos que la población en condiciones de vulnerabilidad laboral están entre 43,6% y 53,3%. No consideramos que el 16% (bajo la nueva metodología) refleja adecuadamente el valor del subempleo en Ecuador.

Última presentación disponible (Diciembre 2015) donde se exponía explícitamente la evolución del Empleo Inadecuado – Ecuador

16

Fuente y Elaboración: Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC)

Volver a Menú

Ecuador: Perspectivas 2016

El primer semestre de 2016 muestra un incremento de la oferta laboral, combinada con un bajo crecimiento económico y una débil demanda de trabajo. Esto conduce a variaciones en el nivel de empleo y sobre todo a que más miembros por hogar busquen trabajo. Este fenómeno arroja varias hipótesis respecto a este incremento de la PEA:

  1. Empleados que han perdido su trabajo están buscando trabajo de forma temporal, para solventar aunque sea gastos de corto plazo.
  2. Población que había abandonado el mercado de trabajo para estudiar y formarse han vuelto al mercado a buscar empleo.
  3. La gente busca incorporarse al mercado de trabajo porque a otros miembros del hogar se les ha terminado su contrato o su remuneración no es suficiente para solventar las necesidades familiares. Por ejemplo, si se nota inestabilidad de los ingresos del padre de familia, la esposa o uno de los hijos sale a buscar trabajo, ampliando la PEA.
  4. Dadas las malas perspectivas y coyuntura económica, otros miembros del hogar se animan por buscar empleo.

La tasa de ocupación por lo general sigue el comportamiento de la tasa de crecimiento económico, un bajo crecimiento económico puede verse reflejado en un incremento de la ocupación en actividades de escasa productividad y bajos ingresos. Si bien en términos absolutos el número de ocupados (población con empleo), muestra una tendencia creciente, dicho crecimiento se explica por el aumento del subempleo (no solo el subempleo bajo la definición post 2014, sino lo que formalmente se lo conoce ahora como Empleo Inadecuado pero que en esta presentación oficial ha desaparecido).

Un estancamiento económico conducirá, en el escenario más probable, a la reducción del empleo formal. El sector privado buscará mantener su nivel de producción a un menor costo, lo cual implica recortes de masa salarial, recortando personal o prefiriendo la contratación de empleo menos calificado.

El sector público podrá crear empleos temporales, como respuesta a la crisis económica y al estado de emergencia por los desastres naturales ocurridos en la región costa. Sin embargo, no consideramos que las finanzas públicas tienen espacio para esta estrategia.

A futuro resulta imprescindible analizar la composición del segmento de la población con empleo. En junio de 2016, el empleo no remunerado y otro empleo no pleno (bajo la actual categorización), crece en términos absolutos. La participación del empleo no remunerado se ha incrementado en relación al mes de junio del 2015, de mantenerse esta tendencia se evidenciará una incapacidad del sector formal de absorber a personas que no consiguen empleo y que trabajan por cuenta propia sin retribución económica.

En términos de política publica eso arroja tres conclusiones:

  1. La proporción que debe ser prestada atención no solo es el desempleo, sino el subempleo. Y no solo el subempleo como ahora se lo conoce, sino las categorías de Otro Empleo No Adecuado y el Empleo No Remunerado. Los hacedores de política pública deben entender que estas tres agrupaciones en conjunto son empleados en condiciones de vulnerabilidad (declaren o no estar buscando otro empleo) y que su fuente de ingresos es inestable, por ende su presupuesto familiar esta en riesgo. Dentro de esta proporción hay que prestar atención a Quito, Guayaquil y Machala. A diferencia de la crisis de 2009, ahora la reducción de empleos no solo esta afectando las ciudades con relación al comercio internacional, sino las que dependen mas de comercio interno. La estrategia debe ser estructural.
  2. La válvula de escape ante esta coyuntura será el crecimiento del sector informal. Los miembros de los hogares van a estar dispuestos a generar ingresos a como de lugar, y la informalidad es una salida estructural de la economía ecuatoriana.
  3. A diferencia de los precios de bienes y servicios medidos por la inflación, el mercado laboral reacciona mas lento: tanto para recibir impactos de crisis como para reajustarse a nuevos escenarios, se demora más. Estimamos que una recuperación en los niveles de empleo del 2014 los vamos a tener en el segundo semestre del 2017, siempre y cuanto se analice la variable mas sensible del mercado laboral: los subempleados (en sus tres categorías) y los informales (no solo los que tienen RUC o RISE).

 

[1] Vale tomar en cuenta que consideramos que la métrica de Empleo Informal se encuentra subestimada. El INEC cambió su forma de cálculo en el 2015 e incluye en este grupo solamente a las personas que tienen registro con la entidad colectora de impuestos (SRI). Consideramos que el concepto de informalidad es más amplio, más adelante explicaremos una alternativa analítica.

Volver a Menú

Colombia: Diagnóstico 2016

Colombia reportó una tasa de desempleo nacional a Mayo del 2016 del 8,8%. El dato de desempleo a trimestre móvil (Marzo, Abril y Mayo) es de 9,3%. Luego de tener un repunte los últimos nueves meses, bordeando el 10% y 12%, la tendencia ha vuelto a mantenerse en niveles del 9%. La amenaza de un desempleo creciente parece estar alejándose.

17

Los sectores que hay que prestar atención son: 1) la comercial (+0.7%) y 2) el inmobiliario (+0,5). La manufactura vuelve a caer en casi un punto (-0,9%). Estos pesos son incrementos ponderados, tomando en cuenta el peso de la masa laboral en cada sector.

18

El DANE reporta el subempleo en dos categorías: subjetivo y objetivo. En la suma de los dos (Subempleo Total) el último valor, a Mayo 2016, llega al 39,9% de la PEA. El 10,6% corresponde al Subempleo Objetivo y el 29,3% al Subempleo Subjetivo. Como se puede observar en la gráfica, no existen variaciones significativas de corto y mediano plazo para ambas métricas.

19

Volver a Menú

Colombia: Perspectivas 2016

Colombia se encuentra en periodo de recuperación macroeconómica. Desde el 2015 venia arrastrando efectos negativos de al menos tres factores que golpearon su economía: 1) la caída de los precios del petróleo, 2) los impactos del Fenómeno del Niño, que en un principio no se esperaban tan fuertes pero que sí tuvieron efectos intensos y, 3) la devaluación del peso debido a la coyuntura internacional del dólar. Como consecuencia de estos impactos su autoridad monetaria modificó las tasas de interés con el objetivo de controlar el nivel general de precios. Si bien el objetivo era alcanzar niveles del 6% en el 2016 y 4% para el 2017, al parecer la inflación va a ser mas alta pero controlada: alrededor del 7 % u 8%. Estos factores motivaron a que los niveles de desempleo lleguen a bordear ciertos meses el 10%. A partir del último semestre la tendencia ha sido a la baja y se muestran mejoras en las cifras, lo que demuestra una buena y una mala noticia para el mercado laboral colombiano. La buena es que los efectos de los shocks del 2015 están diluyéndose y esta recuperando niveles de empleo. La mala es que Colombia parece tener una estructura fija en su mercado laboral en la que alrededor del 8% de su población activa no logra integrarse a los empleos estables. Ese cinturón que siempre esta presente en la economía colombiana es seguramente fuente de una baja movilidad social y desigualdad, que inclusive en periodos post crisis parece no beneficiarse.

Sin embargo, el panorama macroeconómico de corto y mediano plazo colombiano parece ser positivo. Hay hitos políticos y económicos que favorecen su clima de inversión y podría potenciar su recuperación en niveles superiores a los del periodo previo al 2014. Consideramos que en lo que resta del 2016 hay al menos 4 factores que se convertirán en pivote: 1) el cierre de los acuerdos de paz y sus referendos, que si bien no significan inyección directa de recursos, es sin lugar a duda una de las noticias históricas mas positivas que ha tenido Colombia. De llegar a darse relajaría de forma positiva la expectativa de inversión y potenciaría áreas de crecimiento no antes vistas. Potencialmente ayudará a incluir en programas sociales ciertos municipios que han sido referencia de exclusión. 2) el efecto del paro de camioneros que afectó el nivel de precios parece estar resolviéndose. 3) está por llegar la definición de presupuestos para el 2017. Esta sana costumbre ayudará a identificar cuales son las expectativas de inversión en la industria y manufactura del sector público y privado y, finalmente; 4) Colombia esta a punto de discutir una reforma tributaria que al parecer intentará aumentar la base gravable y extender la duración de determinados impuestos. Las últimas reformas tributarias fueron en el 2014 donde se mantuvo el gravamen del IVA a movimientos financieros hasta el 2018, se creó un impuesto a la riqueza y se creó una sobretasa al impuesto sobre la Renta para la Equidad (CREE).

Volver a Menú

Perú: Diagnóstico 2016

Recordemos que los datos más frecuentes del mercado laboral peruano provienen de una encuesta que cubre Lima Metropolitana, no de la totalidad del territorio nacional. En este ámbito geográfico, la Tasa de Participación es del 68,3% en el último reporte disponible (trimestre Abril-Mayo-Junio 2016). La PEA de Lima Metropolitana llega a 5 millones 100 mil personas. Dentro de la PEA, el 93% esta ocupado (alrededor de 4,7 millones) y 7% esta desempleado (alrededor de 356 mil personas). En el primer gráfico se puede observar como el mercado laboral sufrió inestabilidad desde mediados del 2014 hasta inicios del 2016, sin embargo no ha abandonado su tendencia y, según el ultimo reporte, parece volver a estabilizarse a mediados del 2016.

22

La siguiente gráfica analiza la variación de la población ocupada que superó el 3% a inicios del año pero ahora se encuentra nuevamente en niveles del 2%. En cuanto a la composición de los Ocupados, el Empleo Adecuado se encuentra creciendo en 2,9% (con respecto al mismo trimestre del año anterior) y el Subempleo también se encuentra subiendo en 1,5%. Dentro del Subempleo, se puede analizar el Subempleo por horas y por ingreso. En el primer caso el subempleo disminuyó en 5,5% mientras que el Subempleo por Ingreso subió en 4,7%. Las tasas de subempleo en Lima Metropolitana llegan a 33%: 9,5% del Subempleo por horas y 23% del Subempleo por ingresos.

23

Volver a Menú

Perú: Perspectivas 2016

Perú es el país con la mejor perspectiva macroeconómica al comparar los tres países: tendrá el segundo crecimiento más alto de la región (~3,7% para el 2016 y ~4% para el 2017), superado solamente por Bolivia (~3,8%). El gran hito político que sin lugar a duda afectará su economía es el cambio de gobierno este 28 de Julio. El nuevo ministro será Alfredo Thorne (mexicano, Phd-Oxford) que ha declarado que tiene tres metas: 1) reforzar condiciones para promover la inversión privada (que viene cayendo varios trimestres en el Perú), 2) retomar el crecimiento superior al 5% del PIB (hay que tomar en cuenta que Perú se acostumbró a crecer alrededor del 6% y ahora le pesa crecer a niveles del 4%) y, 3) ayudar a la formalización de la economía. Un punto interesante es que es la única autoridad económica de los tres países que ha declarado tener interés en reducir la informalidad en el mercado laboral. El nuevo ministro además ha reclamado que mantendrá la disciplina fiscal para alcanzar el déficit de 1% en el año 2021.

Puertas adentro, los analistas consideran que Perú es vulnerable debido a que la actividad económica esta impulsada por pocos sectores pero no por incentivos diversificados ni por una demanda estructural. De hecho, los grandes impulsores del primer trimestre fueron: 1) la pesca, que tuvo un enorme crecimiento en Diciembre 2015 debido a factores climáticos y, 2) la minería debido al funcionamiento de los —largamente planificados— proyectos de cobre Toromocho (Junín) y Constancia (Cusco). En Perú, el sector fundamental es el consumo privado (~60% de PIB), por lo que el fin del 2016 se definirá en base a las expectativas que Kuczynski y su equipo definan respecto al consumo de hogares.

El rubro que preocupa es la caída de inversiones privadas (-2% en 2014, -4% en 2015 y aproximadamente -5% en 2016) que representan el 22% de PIB. En este panorama se vuelve sensible en el segundo semestre: 1) lo que hará el nuevo gobierno respecto a anuncios de nueva infraestructura, 2) la real influencia de los proyectos Las Bambas (Apurímac) y la ampliación de Cerro Verde (Arequipa). En general el panorama macroeconómico peruano es el mas positivo de los tres países analizados, aunque la aceleración o no de su crecimiento dependerá de la transición política y su apego a la disciplina fiscal, como lo declaró su actual ministro Alonso Segura (Phd-U. Pennsylvania).

Volver a Menú
—-

Aspectos Metodológicos en Ecuador, Perú y Colombia

En Ecuador, la información del mercado laboral es generada mediante la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU). Trimestralmente se encuestan 16.044 viviendas en las zonas urbanas y rurales. Semestralmente la encuesta extiende su muestra a 31.092 viviendas en las zonas urbanas y rurales. La información que se analizará para Ecuador en este texto corresponde a la encuesta del mes de Junio de 2016. Esta encuesta en particular permite realizar conclusiones a nivel nacional y regional, en zonas urbanas y rurales y para las cinco ciudades más grandes del país: Quito, Guayaquil, Cuenca, Machala y Ambato. Enfatizamos que a diferencia de Colombia y Perú, la encuesta de Ecuador recoge la dinámica del empleo del tercer mes del trimestre y no del trimestre agregado.

Los resultados de la encuesta incorporan redefiniciones conceptuales en los indicadores realizadas en diciembre del 2014 y además modificaciones a categorías realizadas en el segundo trimestre del 2016. En análisis anteriores a este cambio, nos hemos referido a la ocupación plena, el subempleo y los ocupados no clasificados como las tres categorías que forman parte del universo de los “ocupados”. Desde diciembre de 2014, esta categoría se denomina “empleo” y es desagregada en: a) empleo adecuado; b) empleo inadecuado y c) no clasificado. El subempleo es actualmente una subcategoría del empleo “inadecuado” y corresponde a la sumatoria del subempleo por insuficiencia de tiempo de trabajo y por insuficiencia de ingresos. A partir del segundo trimestre del 2016 se elimina la categoría “Empleo Inadecuado”, se modifican los nombres de otras categorías y se publica un nuevo indicador: “Empleo Bruto”.

La información del mercado laboral en Colombia proviene de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH), la cual se recolecta en 13 ciudades y sus áreas metropolitanas, 11 ciudades intermedias, 8 capitales de nuevos departamentos; cabeceras y centros poblados y rural disperso en más de 443 municipios del país. Es una encuesta por muestreo probabilístico, estratificado, de conglomerados y multietápica. La muestra mensual es de 20.669 hogares, 18.790 viviendas y 1.879 segmentos. El periodo de referencia es la semana inmediatamente anterior a la que se realiza la encuesta. Los reportes de este país permiten tener una evaluación del mes y del trimestre móvil.

La información del mercado laboral en Perú se mide trimestralmente (trimestre móvil), utilizando como fuente de información, la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO). Dicha encuesta se desarrolla en aproximadamente 5.000 viviendas del área urbana de los 24 departamentos y la Provincia Constitucional del Callao. Al igual que Colombia, esta periodicidad permite evaluar el comportamiento estacional del desempleo. La cobertura comprende el total del área urbana del país. El análisis no incluye el desempleo rural y los reportes mayoritariamente se centran en la zona del “Gran Lima”.
Volver a Menú

Análisis elaborado por Byron Villacis y Daniela Carrillo, Julio 2016.

 

 

F de Fernanda, F de Festejo

 

Ya no hay café y tengo tres presentaciones que hacer. Tengo que viajar a Guayaquil en una hora y aún me falta un reporte que terminar. No he desayunado ni almorzado y necesito cambiarme de corbata y que cambien dos láminas en la presentación. En estaciudad no para de llover; por eso no me gusta Quito, me entristece. ¿Dónde está mi café? Me he olvidado el cargador de la computadora. En quince minutos debo estar en la rueda de prensa. Pienso que debo acabarla y salir soplado al aeropuerto. Y comer.

Me siento en el auto y espero en el tráfico. Aún no reacciono sobre la gravedad de los datos que presenté hace cinco días: La encuesta de victimización y violencia contra la mujer. Si hay un tema que preocupa en este país es la violencia implícita y estas estadísticas han causado un impacto mediático inmenso.

Mientras espero en el carro, viaja conmigo un asistente.

– “Oiga le llegó una carta media rara”.

– “¿Eh? ¿Me das más café?”.

– “Le llego esta carta hoy, dice “personal” así que no la abrí”.

– “¿Remitente?”.

– “Solo dice “F. de Festejo”.

– “Déjame leer”.

Festejo

Hace exactamente tres días mi hija se graduó de la universidad con honores. Se ganó una beca para estudiar en Harvard. En realidad Harvard a mí me apesta. Se creen los mejores en el peor de los mundos. Hubiese querido que viaje más y se equivoque más. Me acabo de enterar también que ya tiene financiamiento para publicar su primer libro. Ella siempre ganó premios y fue abanderada. Para colmo, la más guapa del curso y no lo digo porque sea su madre sino que siempre tuvo a los novios con ramilletes esperando. Mañana viaja a Boston por cuatro años. Como te digo, ella es de esas niñas perfectas que no se equivocan que nunca se descarrilan. Belleza y perfección en cuerpo. Belleza y perfección en mente. ¿En el espíritu? No sé si en espíritu, no lo sé.  Esa es mi hija: la que no he visto en persona desde que tenía doce años. Ya son nueve cumpleaños sin verla.

Ayer te escuchaba hablar de los datos del maltrato a la mujer. Estás tan grande, me acuerdo de vos chiquitito cuando te robaron la bicicleta y venías llorando a mi casa. Me pediste que hable con tu mamá porque tenías miedo a su reacción. ¿Qué buenos momentos pasaron en el barrio no? Generaciones enteras de felicidad. Bueno, quería decirte que no tenía idea que se podía medir el maltrato sicológico, recién me entero. Y más o menos sobre eso te quiero conversar. Aunque para mí tenga sabor a festejo.

La primera vez que mi esposo me pegó me pidió disculpas y dijo que era porque estaba borracho. La fuerza del puñetazo me cortó desde la ceja hasta el párpado. No salí de casa un mes para que nadie me descubriera. Los pibes eran chicos y como sabes, los argentinos en Ecuador somos muy unidos porque éramos pocos y nos veíamos todo el tiempo. Así que por obvias razones Natalia, mi amiga, se enteró al paso. Ella se indignó y me dijo que lo denuncie. No me atreví porque al toque empecé a vivir el “maltrato psicológico” como vos le llamas.

Él empezó a lavarme el cerebro diciendo que no lo satisfacía y que los problemas que teníamos eran porque yo no era suficiente para él. Mientras tanto, él seguía ascendiendo en la empresa: estaba de gerente de área y ganaba más dinero que todos sus hermanos juntos. Yo no trabajaba por tonta, porque dejé los estudios por él y porque tuve el torpe sueño de creer que ser madre de familia me llenaría la vida.

La segunda vez que me golpeó estaba sobrio. Se molestó porque remodelé el jardín y ya no entraba el tercer auto en el garaje y tuvo que parquear en la calle por un tiempo. Resulta que le robaron porque estaba parqueado en la calle. No, perdón: le robaron porque a mí se me ocurrió arreglar el jardín para que los chicos tengan más espacio para jugar. En esa ocasión me intentó ahorcar y me mandó a dormir en la sala. Ya no era normal ni tolerante.

Los golpes físicos los aguanta cualquiera y se curan, Byron, pero los golpes en el alma no. Hablé con Natalia y empecé a contactar a doctores para que conversáramos los tres. Eso empeoró su reacción y me amenazó con lo que más tarde cumpliría: ponerme en contra de los niños, alejarme legalmente de ellos y dejarme en la calle sin trabajo. Y claro que no soy perfecta, si es que tuve un pasado con la copa fue por la depresión y el abandono de él. Pero sí, es mi culpa y mi droga. Lo más sensible y lo más delicado fue usado en mi contra.

No te quiero aburrir con dramas que ya superé. Te cuento que cuando desaparecí del barrio nunca los abandoné a mis chiquitos. Hubo un tema legal de por medio y no me podía acercar. El tipo se volvió loco y hasta empecé a sentir que disfrutaba verme hundir. Desde ahí no veo a mis hijos pero tú sabes cómo es una mujer y cuál su mejor virtud: volver a empezar.

De regreso sola en mi tierra fui mesera, cocinera, hostess, recepcionista, vendedora y hasta camarera. Pasé día tras día recuperando mi dignidad y buscando cualquier forma de conectarme con mis hijos. A escondidas y por terceros me enteraba de todo y de cuando en cuando conversábamos horas por Skype. Joaquín se ha hecho emelecsista como ustedes. Siempre me acuerdo de ti por eso.

No volví a Ecuador sino hasta hace un mes. Tenía pensado ir a la graduación de mi hija pero la ilustre me llamó a decir que para evitarnos impases con su padre ella prefería que yo no fuera a la ceremonia. “Impases”. Me quedé pensando en esa palabra por horas. Seguro será una palabra que aprenderá mucho más en Harvard.

Y bueno, ya estando acá, he visitado a viejos amigos, a mis conocidos y sin pensar he cerrado un buen negocio. Las cosas están mejor en mi vida profesional y tengo dónde caer muerta dignamente. Tengo una pareja estable y somos muy contentos con nuestros gatos. Él se deprime de cuando en cuando y yo también. Pero no hay mejor cosa que una depresión acompañada. Nada como eso.

¿A qué viene todo esto? A un festejo.

Ayer estaba a punto de irme. Ya había hecho mi maleta y tenía solo un par de golosinas que comprar. Tenía en mi cabeza esto de las encuestas de victimización a la mujer y la ironía de haberlo vivido sin haber sido parte de las estadísticas. ¿Por qué no había esto antes? ¿Conocer esto me hubiera animado a denunciarlo? Me reía en silencio, para mí nada más. Entré a la pastelería y pregunté por el postre de las milhojas. Le pregunté al tendero que qué de nuevo tenían las oscuritas, que nunca las había probado.

Me dijo: “Mi señora linda, no todo lo que existe es lo que ve. ¿Si no lo ve, no existe? ¡Tiene que comprarla, abrirla capa por capa y verá lo que existe!”

Me quede quieta y congelada.

Byron, ¿sabes por qué es importante un número como el de la violencia sicológica? Estoy segura con todas las fuerzas de mi vida que hay mujeres que no saben que existe a pesar de que la viven y por esa razón creen que es “normal”. Por eso se dejan maltratar. Por esa razón asumen que el hombre es su propietario.

Yo ya soy una mujer vieja pero aún puedo sacarme las espinas con mis propias manos. Aún puedo festejar.

Decidí hacer una denuncia y escribir varias cartas. La primera a mis hijos, en la que por primera vez le cuento con detalle todo lo que su padre me hizo. Ellos nunca lo supieron y yo tontamente acepté no contárselo. Si hay que ser felices, hay que ser felices con la verdad, o a pesar de ella. La segunda carta es para su papá y a toda la junta directiva de la empresa. Con lujo de detalles y todos los anexos legales que develan la calaña de persona que es, y que siempre me he guardado. La tercera es a un abogado, con el que lo denuncié ante los juzgados. La cuarta es esta que estás leyendo.

No voy ni quiero recibir nada a cambio. No me interesa ni dependo de nadie aquí. Solo quiero dejar por sentado lo importante de ejecutar un derecho. El derecho de no quedarte callada. El derecho de no quedarme callada, de no sentir más vergüenza, de darme mi lugar. No quiero dinero. No quiero fama ni quiero venganza. Quiero ser un antecedente más. Porque eso es lo importante en el numerito: que la mujer vea que no está sola y que se atreva a denunciar. El numerito importa para que el político vea que el problema si existe y se atreva a hacer algo, para que el periodista entienda la gravedad del problema y se atreva a escribir una historia al respecto.

Quizás no logre mucho muchacho, pero con el simple hecho de visibilizar un derecho se pueden hacer milagros. Que pese en la conciencia de cada uno lo que ha hecho pero mientras exista un mecanismo legal para respaldar a una persona en situación de vulnerabilidad, es mejor. Abogo por que hoy las mujeres se atrevan, reclamen, se quejen, se paren duro, se den su lugar. El lugar que yo permití que me lo quiten y del que no me iré, aunque sea sin denunciar.

Sí, es una denuncia. Pero para mí es un festejo.

Cuídate mucho muchacho, gracias por esos datos que han llegado en el momento preciso. Y ten cuidado con eso de la política, preocúpate también de ser feliz. Porque a veces se nos olvida. Porque a veces, se nos olvida.

Tu rescatista de bicicletas robadas,

F de Fernanda.

PD. Visitáme en Buenos Aires cuando quieras. Tienes un hogar emelecsista también allá.

PD2. Me conto gente del barrio que pronto te vas a estudiar afuera. Por favor, no vayas a Harvard.

****

– ¿Alooooooooo? ¿Byron? le pregunto si todavía quiere café, me pregunta mi asistente.

– ¿Eh?.

– Que siquierecafé.

– Quiero comer.

– Pero tenemos la presentación y queviajar a Guayaquil.

– Cancela por favor. Llévame a comer.

– ¿Seguro?.

– .

– Bueno solo una cosa, tengo en la línea a un periodista. Le quiere hacer esta pregunta: ¿Cuáles el beneficio de hacer encuestas como la de la violencia contra la mujer? Él dice que solo causan escándalo y luego la gente se olvida. Queda lo mismo si se hacen o no”, me cuenta. “¿Le digo lo de siempre? ¿Le digo  que motiva a laspolíticas públicas para volver a la sociedad más equitativa?, continúa mi asistente.

– Dile que puede escribir lo que quiera. La encuesta ya está pagada.

                                                                                                                 Byron Villacis

———————————————————–

 No todo lo que existe, es lo que se ve. Todos los datos de la encuesta que motivaron la carta.

———————————————————-

 

Texto originalmente publicado en:

http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/f-festejo

Historia sin urgencia para estudiantes de Yachay

Este texto no esta escrito para los opinólogos en Ecuador. Tampoco para los expertos en educación, ni para los aplaudidores de lo bueno o de lo malo. Esta escrito, sin urgencia, para cada estudiante —actual y futuro— de Yachay.

Seguramente te habrá sorprendido la avalancha de críticas al proyecto, te habrás sentido ofendido y hasta aludido. Y hasta pudo haber dolido: se entiende porque —con un 80% de probabilidad, aproximadamente— eres una persona que ha sido vulnerable en la historia de tu vida. Aparte, estas en una etapa en que todo huele a incertidumbre, vives en una ciudad nueva, con gente nueva, alejado de tu familia, pensando frecuentemente si lo que estás haciendo es lo adecuado para tu vida. Seguramente pasas noches en duda. Algunas en tristeza. Otras en angustia. Seguramente, a veces se te escapa una lágrima extrañando casa, pero luego se te pasa. Vas a encontrar gente que siga atacando al proyecto y a tu carrera, a tus decisiones y a tus indecisiones. Pero, ¿adivina que? De eso se trata.

Todos los ex estudiantes de la San Francisco son victimas de un estereotipo. Los de la Flacso de otro. Los de la Central de otro. Los de la Udla de otro. Pero son las personas las que hacen a las instituciones, no al revés. Si quieres sobresalir lo vas a hacer donde quieras, pero en Yachay tienes la ventaja adicional de estar en una universidad que tiene visión, ambición y está construyendo redes.

Eso es fundamental en la academia moderna. Lo aprendí a las bravas.

***

La primera vez que apliqué a un doctorado me pasé un año preparándome para los exámenes y buscando los programas que se ajustaban a mi perfil. Tomé el consejo de aplicar a tres tipos de universidades: las top, las que estaban en la mitad  y las que estaban debajo de la mitad del ranking. Así minimizaba —ligeramente— el riesgo de ser rechazado. Luego, era fundamental tener buenos exámenes en matemáticas e inglés: tuve que tomar dos veces el horrible GRE y dos veces el TOEFL. Mi objetivo era tener notas sobre el 90% de la distribución (es decir, tener una calificación superior al noveno decil mas competitivo del grupo que ha tomado el examen), que era lo recomendable. Escribí entre diez a doce versiones de mis statements (ensayos académicos y personales donde describes por que eres un buen candidato) para explicar por qué mis ideas de investigación eran útiles. Los hice revisar por estudiantes aceptados, profesores y amigos. Pedí cartas de recomendación a académicos de Ecuador que conocían mi trabajo. Construí una hoja de vida que resaltaba mis logros profesionales. Invertí dinero: enviar cada aplicación cuesta alrededor de cien dólares, más el papeleo administrativo, el tiempo, el costo de exámenes. Envié seis aplicaciones. Había hecho todos los deberes, así que —harta fe de por medio— hasta me puse a planificar cómo iba a vivir y qué iba a investigar.

Ninguna universidad me aceptó.

Tristeza. Desilusión.

Pasé varias semanas pensando si de verdad quería hacer el doctorado. Me pregunté si no prefería continuar con mi vida profesional en el Ecuador. En ese momento estaba a mi cargo una oficina pública, tenía un buen sueldo, la gente me apreciaba, me gustaba lo que hacía y lo mejor de todo: tenía un equipo de lujo que ya empezaba a dejar una huella. ¿Para qué dejar toda esa comodidad de lado? En ese tipo de puestos uno está encerrado en una burbuja burocrática: cree que uno domina la materia y que el criterio propio es el que mueve las cosas.

Cuando estaba en esas dudas, me encontré con un viejo amigo. Había sido mi jefe en una multinacional. Apenas empezaba a contarle mi historia me interrumpió. “¿Cuánto tiempo estas en el puesto actual?” Iba para los cinco años. “No me importa si aplicas o no al doctorado, renuncia inmediatamente.” Yo lo refutaba: tenía mucho que hacer, las transiciones son difíciles, hay muchas cosas pendientes. No es tan fácil. “Son pretextos porque tienes miedo. Tienes miedo a fallar, tienes miedo a intentarlo de nuevo”. Yo se lo negaba, pero él insistía: decía que su paso por multinacionales, empresas locales, regionales, el gobierno y la academia mostraba la repetición de un patrón. “A los cinco años de hacer lo mismo te empieza a invadir el miedo a salir de la burbuja. ¿Crees que eres un líder y tienes miedo a irte? Líder es el que logra que las cosas que se hagan sin que uno este presente, el resto son jefes, nada más”.

Entonces, empecé a dudar: podía ser que fuese cierto. “El peor pecado que puede cometer un hombre en el mundo laboral es enamorarse de una posición, pensar que uno lo sabe todo y que uno es indispensable”, me dijo mi exjefe y amigo. “Pase lo que pase no permitas que sean mas de cinco años, envía siempre una señal de alternabilidad y recuerda que deben recordarte por bueno, no por necio”. Me decía, además, que si no lo hacía entonces ¿cuándo? Sonaba congruente: “si no aplicas de nuevo, vas a perder el doble porque vas a desperdiciar el aprendizaje de la primera pérdida. No puedes renunciar a tus sueños por un falso sentido de seguridad. No seas cobarde, renuncia e inténtalo de nuevo.” Le dije que tenía razón. Él me contestó:

— No todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

En la vida siempre necesitamos alguien que nos putee. A los seis meses renuncié.

***

El segundo intento fue más feliz.

Empecé por lo obvio: averiguar por qué no me habían aceptado la primera vez. Llamé a cada una de las oficinas de admisiones, hablé con todos los responsables del proceso y me llevé una fría sorpresa: mi aplicación era casi perfecta, solo había fallado en las cartas de recomendación. Resulta que “mi red académica” no era lo “suficientemente conectada” para tener influencia en los departamentos de admisión.

El asunto era bastante irónico porque mis cartas eran de muy alto nivel en Ecuador.

En serio, de muy alto nivel.

Me di cuenta de mi realidad: nuestro país estaba desconectado de la red de investigación americana. Por más alto nivel que tenga una recomendación, sino es de alguien que continuamente escribe, presenta, discute, enseña y esta conectado al mundo académico gringo, no cuenta. Simple, triste y definitorio.

Así que me puse a construir contactos académicos para que conozcan mi trabajo y, así, vean mi potencial. Muchos tomaron casi un año en ser logrados —cartas, visitas, llamadas, emails de por medio—. Como había renunciado ya a mi trabajo, y estaba concentrado en mis investigaciones pude construir esa red a la que —un año después— le pedí nuevas cartas de recomendación. Tuve una ventaja adicional: me habían invitado a ser visiting scholar de un prestigioso centro de investigación que amplió mi red de contactos de forma diametral.

Al pasar un año mi aplicación había dado un giro: tenía mejores exámenes que superaban el 95% de la distribución, mejores statements y sobre todo, mejores cartas de recomendación. Esta vez, tuve gente al lado que me dijo que podía ser más ambicioso, que podía intentar solo a las mejores opciones. Apliqué a las siete mejores universidades. Obtuve siete aceptaciones.

Los procesos de admisión son competitivos, estrictos y regulados, pero no todo es formalidad: lograr ser aceptado esconde más de una táctica, invisible a los manuales. Y sobre todo:  networking matters. And matters a lot.

Hace tres días me escribió un ex alumno de la maestría de la ESPOL. Me contó que estaba agradecido porque le había servido mi contacto en un instituto de investigación alemán para aplicar a un puesto de analista. Cerró su correo con una frase que me animó a escribir este texto. La copio textual:

No me considero un genio pero así lo sea lo que me sirvió para ser aceptado es el contacto que Usted me dio. Esa persona a su vez me dio otro contacto que terminó ayudándome con  otro contacto para ser aceptado. Es increíble pensar que hace seis meses estaba acostumbrándome a mi puesto de “obrero” pensando en cuidar mi sueldo y ahora estoy por empezar el trabajo de mis sueños.

Las relaciones importan. Muchísimo. Así es el circuito académico mundial.

En Yachay tienes los contactos para hacer networking. Las redes académicas son fundamentales no solo para conectarse entre universidades sino para expandir las oportunidades de sus estudiantes. Ese activo es inconmensurable y Yachay apunta a construirlo. Además, tienes infraestructura para que desarrolles tus ideas, tiene respaldo político para que dure en el tiempo. ¿Es perfecta? seguramente no, pero tienes que aprovechar la oportunidad que muy pocos la tienen.

Mi pedido inicial es que aproveches la oportunidad, que propongas, que seas crítico, que exijas transparencia, que leas, que escribas, que ayudes, que preguntes, que cuestiones.

Sobre todo eso: que cuestiones todo.

No te preocupes por lo que digan. Esos que hace un mes eran expertos en educación superior, ayer eran expertos en volcanes, anteayer eran expertos en deuda externa y pasado mañana van a ser expertos en incendios. No confíes en quien pretende saberlo todo, menos si se evidencia que quiere hacer daño a alguien. Se crítico con todos, en especial en momentos de crisis, exige transparencia y rendición de cuentas. En especial, se crítico con quien quiere atacar todo u ocultarlo todo. Como dijo mi exjefe: no todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

***

Este texto tampoco tiene la intención de ser un motivador sin crítica ni propuesta. Intencionalmente he esperado para que no sea leído con urgencia, en medio de cualquier escándalo[1]. En realidad, se trata de decir algo claro sobre la influencia del networking tan decisivo: es injusto.

Es injusto porque muchos otros no tuvieron la suerte de tener la educación que tuvimos o los contactos o el contexto. Ellos no pudieron aprovechar oportunidades que quizás estuvieron muy cerca de ellos, pero en su caso nadie les ayudó, no tuvieron un contacto que les permitió entrar y participar en una red.

Por eso debes ser crítico con esa cantaleta de ciegos que piensan que la vida esta asegurada si te esfuerzas, si compites, si piensas solo en ti, si fomentas el individualismo y piensas que la competencia personal es todo.

Eso es una tontería: yo no hubiera sido aceptado en mis aplicaciones si no hubiera tenido redes que me ayudaron a entender cómo aplicar. En nuestros países, la mayoría de los más grandes empresarios lo son porque tienen contactos (casi siempre familiares) que entre ellos se ayudan a preservar sus ventajas, y la mayoría de políticos en el mundo están donde están porque cultivan sus contactos. La competencia perfecta no existe.

Las redes importan, pero es mas importante hacer notar que importan. Ese es el pedido de este texto: intentar que la redes importen menos. ¿Cómo? Visibilizándolas, demostrando que son una barrera, pero al mismo tiempo aprovechándolas para usar los beneficios y expandir una comunidad académica y sobre todo social.

***

De vacaciones en Quito volví a encontrarme con mi exjefe de la multinacional. Con alegría le contaba mi experiencia de cómo había logrado zafarme del mundo burocrático, y cómo había vivido el proceso de acoplarme a otra cultura. Me preguntó qué viene luego, me dijo que era hora de pensar en el futuro, de competir por algo nuevo. Le sonreí:

— No todo es competencia, no todo es sacrificio. Es más, creo que mis momentos de mayor creatividad vienen cuando menos inmiscuido estoy en esa cultura de la competencia, le dije.

— Es que a pesar de estar en los treintas todavía eres un crío, debes entender que la educación es una herramienta para tu futuro laboral, para conquistar más y mejores metas. ¿Otra vez tengo que recordarte que debes atreverte a soñar?

—Pero yo no hago un Phd para competir, de verdad me gusta esto.

—Eso es lo de menos, ¡hay que competir!

—Esta bien competir, esta bien superarse pero esta mejor hacer las cosas porque te gustan, porque te apasionan, encontrar aquello que te gusta y hacerlo bien. Esta bien disfrutar. Cuando miro hacia atrás me doy cuenta mas de eso: competir te puede llevar a ciclo perverso donde te concentras en ganar, y cada vez mas olvidas disfrutar lo ya ganado. La gente que solo pasa compitiendo esta perdida en un espiral obscuro. Fernando Trueba y Pep Guardiola ya lo han dicho: esta en el presente el mejor juego del futuro. El presente como un juego en equipo, sobre todo eso: en equipo.

—No se quién es Trueba y Guardiola, ¿no es el entrenador de fútbol?

—Si, el otro es un director de cine. ¿Ves lo que te pierdes de la vida?

—¿O sea que ahora escuchas más a entrenadores de fútbol que a alguien con experiencia laboral a nivel mundial?

— Tú sabes: no todo el mundo tiene razón, todo el tiempo.

———-

[1] Lo que no quiere decir que la crisis deba ser minimizada. Toda crisis institucional debe ser solucionada con etica, legalidad y transparencia. El ciudadano deberia tener capacidad para vigilar cómo se administran proyectos tan grandes como Yachay. Este texto no intenta hablar del cómo hacerlo, pero si sugiere que las autoridades académicas deben asegurar mecanismos institucionales de rendicion de cuenta que no dependan de cualquier gobierno.

Texto originalmente publicado en http://gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/historia-sin-urgencia-los-estudiantes-yachay

Una Presidenta para Ecuador

Articulo originalmente publicado en Gkillcity.com, en dos partes.

PRIMERA PARTE

Toda sociedad se traslada sin retorno desde lo tradicional hacia lo moderno. Cuando a veces concluimos que una población es conservadora es porque la comparamos con una referencia más moderna. Esa es es una lectura parcial, estática, atemporal: inútil. La dinámica de la sociedad no es más que una consecuencia de un progresivo desarrollo de la educación formal, la introducción y el uso de la ciencia y tecnología, el fortalecimiento de instituciones y la democracia. La velocidad de esta dinámica varía. Muchos teóricos y empíricos discuten qué factores hacen que algunas poblaciones vayan más rápido que otras, qué hace que algunas asimilen mejor el desarrollo. Sobre lo que no hay discusión, al menos en Occidente, es sobre el rol de la mujer en esta dinámica: una sociedad que se considere medianamente moderna, le asigna un rol equitativo, le permite participar libremente en política, negocios, ciencia, academia y organismos sociales. Quien limita los derechos de la mujer no es más que un retrógrada que prorroga su círculo de influencia.

En Ecuador, la mujer ha tenido que atravesar obstáculos descomunales para tener el mismo espacio que el hombre. Hasta el 2015, la mujer gana en promedio menos que el hombre, según ONU Mujeres entre 5% y 20% dependiendo del nivel educativo. En los sectores rurales e inclusive en ciertas zonas urbanas hay estereotipos que limitan a las familias cuando deciden a quién enviar a la escuela, o permitir migrar a la ciudad, o dejar en libertad para tomar decisiones profesionales y sobre todo a quién permitir decidir sobre su vida personal. Esto sin contar vergonzosos episodios populares que demuestran que cargamos con una viva matriz cínicamente machista.

La política es quizá la fuerza más efectiva que permite que estas barreras se vayan destruyendo. Las mujeres que incursionan en la política construyen roles sociales que las nuevas generaciones van asimilando como comunes, y las van convirtiendo en aspiracionales. El perfil del líder es cada vez menos el de un macho alfa y cada vez más el de una mujer inteligente, educada, sensata, organizada, equilibrada y emotiva. No es sorpresa entonces que las fuerzas progresistas de la política sean las que han promovido más exitosamente cuadros femeninos en las filas políticas de nuestra región. Como ejemplo basta ver la tendencia de las actuales mujeres presidentas de Sudamérica: ninguna proviene de la derecha.

En el 2010, con los resultados del censo nacional, me di cuenta que el único campo que le falta dominar a la mujer en Ecuador es la política. En lo económico, se demostró que la mayoría de negocios del sector comercio tenía como dueños a mujeres, y en lo académico, hay más mujeres que hombres estudiando en las universidades. Entonces me pregunté qué pasa en la política, por qué nos contentamos solo con tener ministras y asambleístas, y más que nada: ¿cuándo Ecuador va a tener una presidenta?

Decidí entonces realizar un estudio cualitativo para explorar el perfil de una candidata presidencial que cumpla con las expectativas de los votantes promedio y responder a la pregunta: si vamos a buscar que una mujer sea presidenta, ¿qué características debería tener? Si Ecuador se atreve a caminar a la modernidad como cualquier país medianamente sensato, ¿qué perfil tendría una mujer presidencial que lo ayude en ese camino? Mi intención no fue encontrar un perfil normativo de lo “ideal” sino más bien intentar “leer” lo que sociedad cree que debería ser un perfil ganador.

Este estudio es una exploración que partió de una iniciativa personal y no afiliada a campaña política alguna. La intención fue obtener categorías de una potencial presidenta y evaluar perfiles de acuerdo a lo que hoy es valorado por opiniones específicas. Es un estudio que no pretende cuantificar ni contrastar hipótesis. Se basó en veintitrés entrevistas a distintos profesionales seleccionados en base a mi experiencia en campañas políticas pasadas -tres presidenciales, cuatro seccionales y dos legislativas-, todas en Ecuador. Los entrevistados pertenecen a tres sub-segmentos de interés: 1) analistas y estrategas de comunicación política, 2) periodistas y 3) líderes de opinión. Por diseño metodológico (y ética elemental), la identidad de los entrevistados está protegida, así como la particularidad de sus respuestas. Existe un balance regional de los entrevistados de 60% de Quito y 40% de Guayaquil.

La entrevista giró en torno a cuatro preguntas: 1) Si pudieras imaginar a una candidata presidencial ideal que gane las elecciones en Ecuador, ¿qué características la definirían?; 2) En la actualidad, ¿quiénes crees que se acercan –por poco o por mucho- a esas características?; 3) De los nombres sugeridos, ¿qué crees que le falta o le sobra a las tres primeras candidatas mencionadas? y dos preguntas fuera de la caja: 4) Si pudieras mirar lo que hay en su cartera, ¿imaginas algo que ella lleve siempre, que el resto no lo haga?; Cuando piensas en ella, ¿qué artista o tipo de música se te viene a la mente?

Para obtener los resultados, codifiqué las características de la “presidenta ideal” agrupando respuestas similares y seleccioné las primeras cinco tipologías que respondió cada entrevistado. Según ellos, la presidenta ecuatoriana debe ser carismática, inteligente, con experiencia en economía y política, bonita o atractiva, demócrata, tolerante, popular y conocida, moderna, paciente, con carácter, emprendedora, creativa, negociadora, trabajadora y honesta. Hasta ahí, no causa sorpresa encontrar este perfil, pero sí empieza a llamar la atención quién aparece en el radar político y por qué. Al responder qué mujeres se acercan a estas características, los entrevistados dijeron estos veinte nombres de mujeres (sin orden alguno): Cristina Reyes, Nathalie Cely, Silvia Buendía, María Paula Romo, Mae Montaño, María Josefa Coronel, Martha Roldós, Gabriela Ribadeneira, Marcela Aguiñaga, Doménica Tabacci, Rossana Alvarado, Cynthia Viteri, Anabella Azín, Isabel Noboa, Gabriela Pazmiño, Rocío Rosero, Doris Solís, Carina Vance, María Duarte y Viviana Bonilla. De este grupo profundicé la opinión de ocho nombres, de las cuales aquí se reporta un resumen de cuatro de ellas (Incluí comillas para los verbatim textual de mis entrevistados. El resto es tejido del autor).

Doménica Tabacci

Es una de las pocas figuras que logró clausurar su pasado televisivo para convertirse en “política a tiempo completo”, un “karma que ya arrastra poco”. No tiene imagen de mujer “de a pie”, “cualquiera que la ve en una foto en un barrio pobre sabe que es para alguna fotografía”. “Amable y respetuosa”, “pocas veces airada” y “en público raramente explosiva”: tiene control sobre ella pero no tiene control sobre la sombra política que la opaca: Nebot. Y esa es su debilidad para dieciséis entrevistados. Su paraguas Nebotcino la protege de la lluvia política cotidiana pero también la minimiza al intentar solo imaginar una ambición particular. “Es un delfín, nomás”. Para los entrevistados que les gusta su perfil ven en su vocabulario la palabra “comunidad” porque “se preocupa por ella”. Para sus detractores, su vocabulario está repleto de “símbolos que connotan la jerarquía social”: “ayudar”, “desfavorecidos”, “pobres”, “servicio cívico”. Doménica es fuerte: “soportó enviudar y salir adelante con hijos”, eso no es para cualquier mortal. Aunque sí es muy mortal en sus respuestas: “jamás respondería algo fuera de forma o excesivo”. “Carismática? sí, inteligente? sí, con experiencia?: sí”, pero en siete entrevistas se repite su sombra y su limitación: “no tiene ideas políticas propias”.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): 1) estampitas de santos, 2) tarjetas de presentación de Nebot.

¿Qué música la imaginas escuchando? JLO, Selena.

Mae Montano

Tiene una muy “interesante hoja de vida política”, aparte es la “única ingeniera que ambiciona pasillos presidenciales”. Once entrevistados piensan que tiene una barrera obvia: Lasso, a sus sesenta años y con la ambición de ser presidente, no le cederá ese espacio a  la asambleísta de su partido CREO. “Él sabe que si no gana en el 2017, lanzarse con 68 años como candidato a un electorado que tiene en promedio 28, le perjudica”. Así que todo su partido arrastra con esa sombra: “Mae esta anulada por lo menos hasta el 2019”. Sin embargo, “tiene perfil para poder llegar a ciertas zonas de Esmeraldas y Manabí”, y hasta dos entrevistados se atreven a decir que “podría convencer en la Sierra”. Aunque siete ven una debilidad común: “ausencia de ideas propias”. No es reconocida por ellos como una candidata “activa” que trae cosas nuevas sobre la mesa. “Si es que tiene esas ideas, algo la esta bloqueando”, quizás ella misma, quizás lo sabe. “Mae logra generar sonrisas, pero no conversación”. Inclusive cuando tiene quejas, “quedan en quejas pero no logra hilvanar más”. Necesita polémica, “Mae necesita parir ideas”.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): Todas las entrevistas dejaron en blanco esta pregunta, lo cual es una respuesta a interpretar.

¿Qué música la imaginas escuchando? “Salsa clásica, pero de esa bien clásica”.

María Paula Romo

Mujer que “sería capaz de intentar resolver un problema de matemáticas usando argumentos jurídicos”. “Lógica”, “suave”, “sensata”, “confiada”. “Muy confiada, a veces hasta ingenua”. Es una “joven que no es percibida como joven en la política”. Nadie la ve como nueva, aunque nunca estuvo tan expuesta. María Paula es vista como alguien que “tendría facilidad en capturar un segmento joven profesional de la Sierra pero tendría barreras en capturar el mismo segmento de la Costa”. “Ganaría un debate con facilidad”, la pregunta es qué tan preparado está el ambiente político ecuatoriano para decidir en base a debates. “La tarima es otra debilidad” y no hay base política para ello. Tendría que empezar ganando conocimiento de su presencia, especialmente en la costa pero “sufre de la consecuencia de sobrevender el valor de un equipo”: para verla en una fórmula presidencial dependería demasiado de quién la acompaña. Necesita de un equipo fuerte porque sola es percibida aún débil.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): 1) Códigos Penales, 2) una fotocopia del examen de su mejor alumno del semestre pasado.

¿Qué música la imaginas escuchando? Rock argentino.

Rossana Alvarado

En las entrevistas Rossana despertó pasiones. Es muy difícil que alguien no tenga una opinión de ella. “Conocida”, “bonita”, “argumentativa”, “inteligente” y “política”. “Muy política”. “Arrastraría fácilmente un segmento de las mujeres de izquierda del país”, pero “tendría problemas con las ejecutivas que creen que la derecha esta de moda”. Tiene “base política asociada a las zonas rurales” y “serranas del partido de gobierno”. Un sector feminista la ve “pasiva frente a temas polémicos”, otro sector la ve “estratégica”. Aunque “no arrastra conocimientos económicos” serían “predecibles en base a su formación política”, que contrastan con el resto. “Hay ideología”. Seis entrevistas la ven como alguien que “se comería las tarimas si tuviera más oportunidades”; las ideas no son su problema. “Quizás el problema es la ausencia de las mismas en momentos clave”. Su “entorno personal parece desfavorecerla”. Diecinueve entrevistas la ven como “persona con potencial pero no despega”, “algo le pasa que no se decide en despegar”. La ventaja parece ser esa: sí tiene limitaciones, pero que ella mismo crea, no son limitaciones externas.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): 1) Un amuleto, 2) Un par de candongas extra.

¿Qué música la imaginas escuchando? Lila Downs, Silvio Rodriguez.

En la segunda parte de este reporte, que pronto publicaré en este medio, resumiré cuatro perfiles más y analizaré transversalmente la opinión de cada estrato entrevistado. Sin embargo, quiero terminar esta primera entrega vinculando la idea inicial del texto: La intención de este estudio es aportar a la discusión del ritmo en el que Ecuador camina hacia la modernidad y el rol que juega la mujer política en este camino. De todas maneras no es fácil dejar de preguntarnos: ¿Qué perfil debe tener la presidenta que permita no solo tener una mujer como principal política sino que además sea un impulso para equilibrar nuestro camino al desarrollo? ¿Qué mujer podría no solo vencer la complejidad de un electorado populista y popular sino además motivar un esquema social más equitativo? Porque supongo, nos habremos dado cuenta ya que eso de la equidad no viene dada por coeficientes solamente. ¿Verdad?

Hay entonces, al menos cuatro obstáculos que superar. El primero es la enfermiza noción que tiene el ecuatoriano promedio en creer que el presidente tiene que ser el salvador. El mesías. El todopoderoso. Tengo argumentos estadísticos (calculados pero aún no divulgados públicamente) para sustentar que esta noción va reduciéndose poco a poco , y es lógico que esto suceda con el paulatino incremento de la escolaridad. Sin embargo, exista la abismal diferencia entre ser popular y populista y es una amenaza clara a cualquier propuesta seria. A esto se suma que el nuevo modelo de gobierno tiene una concentración presidencial fuerte, esto implica que quien se atreva a saltar a la arena debe estar consciente de que será culpable y responsable de lo que pase, y de lo que no.

El segundo reto es esquivar el avance de la restauración conservadora. La defino como una fuerza asociada a la influencia de Papa argentino y toda la corriente que implica creer que el desarrollo es “casi casi” una cosa divina. Sin embargo, aquí hay una lectura en la que se equivocan los políticos de hoy y que la describo brevemente porque es sujeto de otro análisis: no es astuto aliar la política con la religión, peor con el Papa. No lo digo por opinión sino por conclusiones de estudios cuantitativos. Cada vez que la política intenta aprovecharse de reformas conservadoras lo que provoca es más secularización de la población. Y estoy hablando de causalidad estadística comprobada, no de correlación.  Algunos dirán: ¡pero Ecuador 70% es católico! Les respondo: Una cosa es una estadística transversal otra, una estadística tendencial. En cada lugar que una persona abre un libro, entra a la universidad, curiosea en Internet, también se hace preguntas existenciales y va derribando mitos. A esto súmele un factor demográfico: la población joven es menos creyente, la población adulta y adulta mayor es más creyente. ¿Cuál de las dos poblaciones es mayoritaria y creciente proporcionalmente en Ecuador?

La penúltima barrera que tienen que esquivar las mujeres políticas es su presencia en la producción de opinión pública. Sobre esto, podría hacerle un reclamo a los medios impresos, pero prefiero hacerlo a la mujer en general. Durante tres meses he contabilizado el espacio que tienen en las columnas de opinión de la prensa ecuatoriana: el 85% de los textos de opinión son escritos por hombres. Hay ciertos diarios que casi nunca incluyen a una mujer. El atajo más fácil sería culpar a los medios de machistas. El reclamo más sensato sería a las mujeres para que visibilicen esta desigualdad y se quejen, escriban, opinen. Cada texto crea categorías, narrativas, comprensiones, símbolos. Si no están presentes en la construcción de opinión, no se pueden posicionar temas que les interesa. Y no, no cuenta Tuiter.

Finalmente tienen una barrera obvia que saltar: lo bueno y lo malo hecho por el actual gobierno. Que los expertos en política juzguen qué es qué, que para eso están ellos y lo sé: nadie dijo que sería fácil.

– See more at: http://www.gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/hillary-ecuatoriana-primera-parte#sthash.uBcq2Wvx.dpuf

SEGUNDA PARTE

En la edición 201 de GkillCity publiqué la primera parte de un estudio de exploración sobre el perfil que debería tener una presidenta ecuatoriana. Para elaborarlo, entrevisté a veintitrés expertos de tres subsegmentos de interés: analistas y estrategas de comunicación política, periodistas, y líderes de opinión; el 60% de Quito y el 40% de Guayaquil. La entrevista tuvo cuatro preguntas: 1) Si pudieras imaginar a una candidata presidencial ideal que gane las elecciones en Ecuador, ¿qué características la definirían?; 2) En la actualidad, ¿quiénes crees que se acercan –por poco o por mucho- a esas características?; 3) De los nombres sugeridos, ¿qué crees que le falta o le sobra a las tres primeras candidatas mencionadas? Y dos preguntas fuera de la caja: Si pudieras mirar lo que hay en su cartera, ¿imaginas algo que ella lleve siempre, que el resto no lo haga?, y cuando piensas en ella, ¿qué artista o tipo de música se te viene a la mente?

En esta segunda y última parte he incluido: 1) los resúmenes de los cuatro perfiles de potenciales candidatas a presidenta seleccionados por los entrevistados, 2) la matriz comparativa de atributos entre los diez perfiles y, 3) una breve conclusión. En un estudio cualitativo-exploratorio como este, el objetivo no es cuantificar ni crear un ranking de alternativas, de candidatas o de características de candidatas. El objetivo es explorar la percepción, categorías, actitudes y opiniones que generan los nombres en el grupo estudiado. Cualquier proceso estándar de investigación cuantitativa debe iniciar con un estudio cualitativo de estas características.

Silvia Buendía

“Ha ganado reconocimiento en la defensa de los grupos GLBTI”, con un “carácter confrontador”, “palabras regularmente polémicas” y posturas que incomodan a conservadores, “logra capturar discusiones en redes sociales como ninguna otra”. “Ella podría abrir una puerta política si transforma su activismo hacia algo con mayor cobertura política, desafortunadamente en este país, los derechos humanos no dan para tanto”. A pesar de haber sido afiliada a Ruptura 25, Silvia es percibida -ligeramente- como más independiente: a veces tiene posturas alineadas a quienes critican el movimiento. ¿Sus limitantes? Siete entrevistados dicen que también tiene “correítis”: “su agenda está sobreconcentrada en la del presidente y sobre los escándalos mediáticos, cuando hay cosas mucho más fértiles e inteligentes de qué ocuparse”. Dos entrevistados de la Sierra la ven ausente en las tarimas: “puede ser buena en redes sociales pero las redes no son la realidad, le hace falta hacer política de a pie”. Silvia “ha hecho cosas concretas mejorando la vida de muchos de la minoría, pero no cuenta con estructura política, como muchas otras”, es “valiosa” pero intentar que sea presidenta “es como intentar vender un disco de música electrónica en la mitad de los 60’s”. “El país aún no está preparado para una vanguardia tan desafiante”.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): 1) trípticos sobre educación sexual; 2) aplicaciones para apostatar

¿Qué música la imaginas escuchando? Miguel Bosé y Jazz.

Nathalie Cely

“Lo bueno es que es economista, lo malo, también”. Su “chispeante carrera política” no le restó capacidad para ganar “experiencia en lo técnico – económico”. “La capacidad de María Paula Romo para explicar argumentos legales es similar a la de Nathalie Cely para llegar a acuerdos”: es percibida como “voraz negociadora, diplomática por carácter y por experiencia”. “Rápida, muy rápida”. Hizo un “interesante papel de embajadora en los Estados Unidos” y “evidentemente tiene influencia política en el actual gobierno”, es vista como un “concreto y fluido puente con el sector empresarial”. Los que tienen una valoración favorable la ven como “energética y frontal”, “alguien de quien se puede esperar una respuesta directa”. “Atractiva, activa y hábil”. Quienes parecen tener buena y no tan buena imagen de ella coinciden también en su debilidad: base popular política. “No se la ve en tarima ni incitando a lo popular, es una mujer ejecutiva de formalidad”. Quienes son críticos con ella ven que “a veces toma decisiones muy rápidas”, “ambigüedad ideológica”. Trece entrevistados la asocian con una “visión pro acuerdos comerciales y mayor apertura económica”. Diecinueve la califican positivamente en gestión: “es de esas personas a las que le das un problema equis en la tarde, lo afronta a media noche, lo desmenuza hasta la madrugada y los resuelve hasta primera hora de la mañana”. Tiene una ventaja adicional: “tiene potencial electoral en la Costa y la Sierra”; además “podría ser capaz de anclar dos generaciones de electores: los jóvenes y educados con los adultos del sector urbano”. La pregunta es: ¿qué pasa con los sectores populares, con la tarima?

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): La última Harvard Business Review

¿Qué música la imaginas escuchando? Electrónica de gimnasio, electrónica de aeróbicos (la única que tuvo dos respuestas coincidentes).

Martha Roldós

“Es economista, pero no parece”. “A pesar de tener una matriz ideológica influenciada por su familia, no termina de concretarlas en propuestas específicas”. “Sufre también de correítis, lo que la bloquea a proponer”. Seis entrevistados concuerdan en que es una “crítica a tiempo completo del régimen lo que no le permite construir una agenda”. “Capaz eso es todo lo que busca”. “No se la ve mucho en tarimas y ha perdido espacio en medios, debería apropiarse de un tema”. “Ha intentado defender iniciativas ambientales aunque más allá de apoyo a movimiento de bases, la propuesta no está clara”. “Debe comprender que por más inclemente que sea el clima, quien camina es quien propone”, es decir que en el juego político por más que la ataquen debería crear otra agenda en base a propuestas. Recibió comentarios sobre sus tonos de voz y posturas al hablar: “debe trabajar en un impacto mayor de sus palabras”. ¿Potencial? “Solamente con un compañero o compañera de fórmula potente y con un cambio propositivo”.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): post its con frases para tuitear contra el gobierno.

¿Qué música la imaginas escuchando? Clásica.

Viviana Bonilla

A pesar de estar al borde de la edad legal para ser candidata, Viviana llamó la atención de los entrevistados. Con “una carrera con más logros políticos que académicos, Viviana capturaría la atención de electores de la Costa con facilidad”. “Excelente oradora y entrenada en debates tiene la capacidad de dominar una tarima”: “combinación de tonos según la ocasión, presencia, credibilidad en su círculo, dinamismo y un empate de lenguaje corporal que atrae”. “No es coincidencia que esté a cargo de la Secretaría de Política. No solo es tarima, es una política natural”. A los entrevistados que no les gusta su perfil la perciben como “joven no solo en su edad sino en la facilidad de asumir posturas políticas no propias”. Es una “gestora política, no una productora de ideas”, “podrá defenderlas pero como función, como ejecutora”. Hizo una “interesante campaña por la alcaldía que aunque la perdió, fue la que introdujo la idea de incluyente en la ciudad”. “Varios políticos hablan hoy de un Guayaquil más incluyente, ella empezó eso”. ¿Futuro político? “Sí, claro que sí pero en la medida que produzca ideas, no solo las defienda”. “Como todo joven, olvida el pasado”. “Su rol en el tema invasiones no se acerca a lo deseable”.

¿Qué imaginas que lleva su cartera que las demás no llevarían? (solo respuestas más curiosas): una par de aretes alternos.

¿Qué música la imaginas escuchando? Merengue.

Atributos de una futura candidata y matriz de análisis

En esta sección se describen los catorce atributos que los entrevistados consideraron esenciales a la hora de evaluar un perfil para candidata presidencial. En la primera parte se describe brevemente a qué se refiere cada atributo, y en la segunda se incluye una matriz con los atributos y nombres de potenciales candidatas seleccionadas, y en las celdas la calificación mayoritaria que recibieron para cada atributo. Hay dos elementos metodológicos importantes que recalcar: 1) Las calificaciones son categorías cualitativas (el objetivo del estudio no es encontrar un ranking numérico sino explorar las categorías de una potencial presidenta para fomentar una discusión); 2) las dimensiones no tienen peso específico, es decir, ninguna dimensión es más importante que otra. Esto no significa que en la campaña todas las dimensiones sean iguales, para ello eso se requiere la subsecuente investigación cuantitativa.

Descripción de atributos

1.Conocimientos en Economía: sobre todo en un sentido práctico para proponer o ajustar una hoja de ruta económica para Ecuador.

2.Postura ideológica: definición de un discurso basado en argumentos compactos, sin caer en extremismos y con coherencia política.

3.Marca personal: branding, estilo, elementos característicos que definen a una persona y la hacen distintiva.

4.Personalidad atractiva: nos guste o no es algo comprobado que las candidaturas con personalidad atractiva llaman más la atención.

5.Oratoria: incluyendo capacidad para argumentar y defender criterios tanto en tarimas, en televisión, radio y en medios digitales.

6.Plataforma política: bases de apoyo, estructura política que sepa responder a una campaña en los territorios.

7.Ideas propias: creatividad para resolver problemas y generar soluciones.

8.Negociadora: capacidad para encontrar puntos medios, acuerdos.

9.Credibilidad*: coherencia entre las palabras y las acciones.

10.Cobertura: que su propuesta tenga potencial en la diversidad regional del electorado ecuatoriano: Sierra, Costa y Oriente.

11.Independencia: que no pertenezca a una dinastía que opaque su propio perfil, dinastía con apellido o sin él.

12.Equipo de trabajo: que tenga un equipo que permita complementar su perfil y superar debilidades pero sobre todo que genere percepción de tener la capacidad de generar un equipo.

13.Capital económico*: que tenga capacidad de captar recursos económicos para fondear la campaña política.

14.Sintonía Generacional: la medida en que su discurso está alineado con la estructura etaria de la población.

*Estos son los únicos dos atributos que no fueron consultados en las entrevistas, debido a que deberían ser explorados con métodos cuantitativos, por ello fueron excluidos de la matriz de calificación de las candidatas.

Para las calificaciones respecto a cada atributo, se contabilizaron los votos que los veintitrés entrevistados asignaron en base a tres alternativas:

  • Alto: el entrevistado cree que la candidata sí cumple o sí tiene ese atributo.

  • Medio: el entrevistado cree que la candidata cumple medianamente ese atributo.

  • Bajo: el entrevistado cree que la candidata cumple muy levemente ese atributo.

Si doce o más entrevistados votaron por alguna de esas tres alternativas, esa es la calificación ganadora. Si menos de doce entrevistados votaron por alguna de esas alternativas pero esa es la alternativa con mayor número de votos, es etiquetada como “bajo acuerdo” y es marcada la celda con un asterisco. Si hay algún empate en el número de votos en cualquiera de las categorías, se etiqueta a la celda como “sin acuerdo”. De esta forma, cualquier celda que contenga un asterisco debe interpretarse que esa es la opinión más común entre los entrevistados pero al mismo tiempo no es una mayoritaria. Y si la celda contiene un “sin acuerdo” significa que no existe alguna opinión común entre los entrevistados.

Calificación de nombres seleccionados

Conclusión

El potencial éxito de una candidata presidencial en Ecuador me recuerda a la transición de Hillary Clinton en los últimos siete años. En el 2007, Hillary lanzó su campaña con un spot en el que aparece sentada en un sofá, en una sala elegante de ambiente conservador, junto a una mesa de madera con tres portaretratos: en uno de ellos su esposo la abraza firmemente. Durante el minuto y cuarenta y tres segundos que dura el video, Hillary permanece sentada, dentro de una casa, protegida, endosada, patrocinada, guarecida, tal como en la fotografía con Bill.

En su segundo intento, HIllary lanzó su campaña con un video radicalmente distinto: en el inicio dos hermanos latinos cuentan que van a empezar su primer negocio, una mujer blanca -con sobrepeso- cuenta que va a cuidar más de su jardín, dos madres de familia anuncian que se preparan: la una para que su hija entre al kínder, la otra para regresar a trabajar luego de cuidar a su hijo por cinco años, en ninguna toma aparece el padre de los niños. Luego, una pareja de treintañeros afroamericanos anuncian que están ansiosos de ser padres por primera vez, una pareja gay caminando -contenta y relajada- anuncia que se casará pronto y finalmente una mujer blanca dice que jubilarse significa reinventarse. Todos lucen emocionados, ligeramente ansiosos. Aparece entonces Hillary, primero de espaldas, luego de lado, al final de frente. Habla a la cámara y dice que también se está preparando (como todos ellos), pero para ser presidente de los EEUU. Habla -firme y decidida- afuera de una casa, con un vestido azul con rojo, mientras al fondo se observa una escalera de no más de cinco pasos cuya inclinación visual conduce directo hacia ella.

Esta comparación me permite argumentar un mensaje triple que sirve para concluir este texto: 1) el objetivo de una campaña no es resaltar atributos personales sino el de empatar las demandas de electores específicos sobre los atributos personales. Cuando se intenta describir los atributos de una candidata a presidenta, no es para venderlos, es mas bien para identificar cuan cerca o lejos están de los atributos demandados por grupos específicos. Se trata de comprender que no se necesita vender una “Clinton”, sino de buscar una presidenta que se ajuste a las demandas ciudadanas contemporáneas,  2) no se trata de tener una candidata mujer por ser mujer, no se trata de tener a la heredera de una dinastía –con apellido o sin él- no se trata de tener una presidenta porque así lo dicta el progresismo. Se trata de demostrar que una mujer es igualmente capaz de asumir el cargo político más importante de un país, de evidenciar que la mujer puede ser una opción capacitada para asumir una gestión técnica y política de este nivel, 3) la diversidad económica, política y social son determinantes para una propuesta de este nivel. No basta con tener una candidata que sepa de economía, que tenga experiencia política o que atraiga consensos y acuerdos. El mensaje de inclusión es necesario; toda propuesta política seria comprende a toda población -minoritaria y mayoritaria- y amerita una agenda activa para reducir la desigualdad económica y social.

Las puertas para una sólida candidata a presidenta en Ecuador están abiertas. Aparte del actual presidente, no hay cuadros representativos que puedan jalar un electorado de forma estructural: por un lado un banquero de casi setenta años que peligra en convertirse en el nuevo Álvaro y por otro uno que otro incipiente novato que demuestra incapacidad de gestión y tibieza política deprimente. Estos son los únicos infértiles ecos que se oyen de vez en cuando. Esta realidad contrasta con el creciente rol de las mujeres: han venido construyendo una carrera, creciendo en su participación educativa, profesional y económica y tienen cada vez más una participación política promisoria. No ideal, no perfecta, pero muy promisoria. Esto convierte a las próximas dos elecciones en una oportunidad de oro. En este artículo intento provocar una discusión, una propuesta que puede ser calificada de ingenua o de arriesgada, pero una propuesta al fin.

Quiero provocar un debate sobre la posibilidad de una mujer presidenta para el país. Los ecuatorianos pueden estar de acuerdo en las categorías de análisis o no, con los nombres que los entrevistados seleccionaron o no, con la forma de analizar la información o no. El punto no es ese, sino el de dar una lectura adicional sobre las necesidades de la discusión política de hoy. Es un reto complejo, para algunos imposible, pero eso -precisamente- lo hace más interesante y para la mayoría, necesario.

– See more at: https://www.gkillcity.com/articulos/el-mirador-politico/hillary-ecuatoriana-segunda-parte#sthash.lPzIABf4.dpuf

Un Sur para UNASUR

Texto original publicado en el diario público El Telégrafo el 22 de Enero del 2015

Un Sur para Unasur

Byron Villacís, exdirector del INEC

El 2014 fue un año positivo en términos simbólicos para la Unasur: un nuevo presidente, una flamante sede y un respaldo político de alto nivel consolidaron una imagen prometedora. Esto provoca que 2015 sea un año donde se deben presentar resultados concretos sobre la practicidad de la Unión. Independientemente de su labor en los ámbitos que viene trabajando, propongo aquí una estrategia para ocuparse de un eslabón pendiente: la generación de identidad sudamericana a través de estadística pública regional.

Sin intentar caer en debates teóricos, hay que recordar que todo proceso de construcción de identidad pasa por la previa autoidentificación de realidades. ¿Qué es lo que nos provoca autodenominarnos latinos? ¿chilenos? ¿colombianos? ¿sudamericanos? Son las construcciones sociales y una conciencia colectiva las que generan sentido de pertenencia territorial. Si en la memoria del sudamericano promedio no existen elementos que lo ayuden a autoidentificarse, esta identidad no florecerá. Este es el principal motivo por el que la estadística pública es necesaria: para construir identidad social en base a realidades positivas y negativas, pero sobre todo propias.

Ahora bien, para que la estadística pública sea un verdadero aporte, debe tener al menos cinco características: 1) Deben estar homologadas a nivel sudamericano; lo cual es técnicamente complejo aunque posible realizarlo. 2) Deben producirse en base a una agenda consensuada, lo cual es un reto en medio de la bifurcación ideológica de la región. 3) Deben ser oportunas, debido a que no sirve de nada producir algo que será publicado 2 o 3 años luego del relevamiento. 4) Su producción debe ser eficiente, no solo porque se viene una época económica difícil sino porque se ha demostrado en la región que es posible producir estadística más barato y más rápido. 5) Debe tener cobertura que garantice una lectura regional y no solo de las grandes ciudades o grandes países; Sudamérica somos todos, en especial los que viven en los sectores rurales.

La agenda estadística puede convertirse en el pivote-puente entre la variedad política de la región. Si bien es necesario generar estadística social para la  identidad, es también urgente tener mejores estadísticas comerciales intrarregionales. En este punto prima la urgencia de generar indicadores sobre ciencia y tecnología, comercio, informalidad y estructuras industriales. Esto permitirá que la integración social se apoye además en intereses económicos que tienen (legítimamente) ciertos países integrantes. No hay que olvidar que un beneficio de la integración es la complementariedad económica y las oportunidades de negocio entre los miembros.

En el aspecto social es fundamental contar con estadísticas positivas que generen la identidad del sudamericano. ¿En qué nos parecemos? ¿Cuánto compartimos? ¿Qué comemos? ¿Cómo usamos el tiempo? ¿Qué es lo que nos distingue de otras regiones? Este material puede ser producido incluso utilizando encuestas y censos ya ejecutados en la región.

Planteo 2 tácticas por donde esta iniciativa puede empezar: utilizar la producción de los actuales institutos de estadística y crear equipos de estadísticos que homologuen las bases para intentar producir indicadores de la Unasur, con frecuencia y reportes específicos. Y apalancarse en buenas prácticas de estructuras de planificación que existen en la región. Sin duda el complejo, innovador e interesante trabajo de 3 organizaciones pueden ayudar a alcanzar este sur: el Ministerio de Planeamiento, Organización y Gestión de Brasil (MPOG), la Secretaría de Planificación y Desarrollo de Ecuador (Senplades) y el Departamento Nacional de Planificación de Colombia (DNP).

http://www.telegrafo.com.ec/noticias/informacion-general/item/un-sur-para-unasur.html